Una receta de carne fácil y rápida

Llevo mes y medio sin escribir… mes y medio en el que he trabajado a lo bestia y han pasado muchas cosas en mi vida profesional, que prometen cambiarla –y mucho-. Son buenas noticias y espero poder compartirlas con vosotros muy muy pronto. Mientras, he estado pensando en recetas de esas fáciles y ricas.

El otro día subí a Stories (Instagram @a_mesa_puesta) una cena de cumpleaños, en el que salía una carne rosadita y bien cortada. Al día siguiente me encontré a mi amiga Blanca, que le había hecho pantallazo a la foto de lo que le había gustado la idea. Pues bien, tengo buenas noticias, porque la carne es FACILÍSIMA y se hace en nada.

Este post me pilla de vacaciones en casa, así que he rescatado las fotos de hace mil, cuando la hice por primera vez (después de esa la he hecho unas 5 o 6 veces más, es muy socorrida). No lo subí porque la pieza que me dieron tenía un nervio muy feo en el centro, pero os aseguro que estaba igual de rica. Yo la hago con rabillo de cadera, pero podéis hacerla con solomillo o lo que más os guste.

Ingredientes para 4 personas que coman bien

  • Una pieza de rabillo de cadera
  • El zumo de un limón y medio
  • Dos hojas de laurel
  • Dos clavos
  • Aceite de oliva

Preparación

  • Salpimentamos la carne y la dejamos macerando con el zumo de limón (lo que podamos, un par de horas está bien).
  • Escurrimos la carne y reservamos el zumo de limón para luego. Ponemos una sartén  a fuego fuerte con dedo y medio-dos dedos de aceite. Cuando esté caliente sellamos la carne. Una vez sellada retiramos la carne y dejamos templar un poco el aceite.
  • A continuación ponemos 4-5 dientes de ajo (a los que le habremos dado un golpe con la piel puesta, para abrirlos un poco) en la sartén, junto con el zumo de limón, los ajos, el laurel y los clavos. Ponemos la carne y la dejamos 4 minutos por cada lado, tapándola entre vuelta y vuelta. Con este tiempo se queda rosita. LA CARNE QUEDA IGUAL DE BIEN SIN LOS AJOS, así que podéis prescindir de ellos si queréis. A mi a veces casi me gusta más sin ellos.
  • Sacamos la carne, la fileteamos finita y ponemos la salsa en una salsera.

Fácil verdad? Siempre triunfa, está tirada y gusta muchísimo! Muy socorrida. Podemos ponerles patata gvitarra de acompañamiento. Ñam!

20150913_134430.JPG

20150913_13462320150913_141123

y esta fue la preciosa mesa que puse en la terraza (en su día) para la ocasión:

20150906_210440_lls

Tarta de verduras con queso de cabra y aceite de ajos confitados

Fácil, sana y sabrosa… Así es esta tarta vegetariana y crujiente que preparé la semana pasada. Cuando me dieron la receta pensé que sería algo sosa, pero me gustó -y mucho-. Tiene una mezcla de sabores buenísima, y el aceite de ajos confitados es súper suave.

 Ingredientes

Un rollo de masa quebrada

Dos berenjenas

Un tomate grande

Una cebolla pequeña

Media cabeza de ajos

Aceite de oliva virgen

Medio rulo de queso de cabra

Tomillo

Romero

Necesitaremos también un molde desmoldable redondo

Preparación (fotos abajo)

Para empezar confitamos los ajos para nuestro aceite confitado. Para ello cortamos media cabeza de ajo tal cual y metemos en un cazo con abundante aceite, a fuego lento (posición 4 de 9 en mi caso). Estará listo cuando al hundir la punta de un cuchillo tenga una textura muy blanda.

Mientras se hace el aceite de ajo pochamos a fuego lento la cebolla en una sartén con aceite.

Por otro lado, sacamos el rollo de masa quebrada y colocamos sobre el molde, cortando las partes sobrantes si hay. Cortamos horizontalmente las berenjenas y el tomate con piel, y colocamos en espiral sobre la base y echamos un poco de sal. Una vez está pochada la cebolla la ponemos por encima de nuestra tarta. En mi caso se me pasó la cebolla en la sartén mientras estaba de charleta con mi amiga, con el aperitivo y el vinito –sí, nada profesional, ya me vais conociendo-. No debe estar dorada sino más bien transparente.

Ahora es el turno del aceite. Sacamos la media cabeza de ajos y echamos dos o tres cucharadas de aceite sobre las verduras. Añadimos romero y tomillo (o lo que más nos apetezca) y metemos en el horno, unos 45 minutos.

Si queremos echarle el queso, lo metemos unos 15 minutos antes de sacar la tarta del horno. ¡Buenísimo!

 

thumbnail_IMG_7984thumbnail_IMG_7989

Segunda versión mejorada:

IMG_4888

 

¡Hoy toca carne!

Llevaba tiempo queriendo probar esta receta. Mi amiga Pilar siempre me decía “¡está tirada!” pero yo miraba la carne, tan rica y rosada… y pensaba “sí… para ella que es una cocinitas…”.

Parte del espíritu de este blog es iniciar en la cocina a gente que no suele cocinar pero que le encanta comer. Bien porque no tiene tiempo (como es mi caso), no le apetece dedicarle una tarde entera a la cocina o simplemente se le da mal. Vamos, -salvo excepciones- la mayoría de mis amigos y conocidos.

Esta receta es perfecta: tiene pocos ingredientes, la ejecución es simple y sale… de chuparse los dedos.

Ingredientes (para unas seis personas)

Rabillo de cadera, creo que la pieza pesó cerca de 900 gramos

Mostaza (si es Maille mejor)

Brandy

Aceite de oliva virgen, sal y pimienta

FullSizeRender

Ejecución

  • Salpimentamos la carne dentro de una fuente

IMG_1398

  • Embadurnamos la carne con mostaza por todas partes y lo dejamos macerar (mínimo dos horas). Si la cena es por la noche, lo hago por la mañana y la dejo todo el día.

IMG_1472

  • Ponemos la pieza de carne en la sartén con dedo y pico de aceite, con el fuego medio-tirando a alto.  Con la carne en la sartén ponemos un buen chorreón de brandy (yo conté hasta 5).
  • Le damos 4 vueltas de cinco minutos cada una a la carne. Es decir, Lado 1 (5 minutos), Lado 2 (5 minutos), Lado 1 (5 minutos), Lado 2 (5 minutos). Cocinado así quedará rosita como en la foto, si nos gusta menos hecho podemos quitarle un minuto a cada vuelta.
IMG_1404
Lado 1, primera vuelta de 5 minutos
IMG_1414
Lado 2, primera vuelta de 5 minutos
IMG_1420
Lado 1, segunda vuelta de 5 minutos

Vigilad que no se os queme la salsa, hay que estar atento para bajar el fuego y sacarla en cuanto pasen los minutos indicados.

Podemos acompañarlo de patatas o una simple ensalada verde con cebolleta y aliño de mostaza, que le va muy bien.

IMG_1458

 

FullSizeRende,r

 

IMG_1464

De primero puse un simple bloc de foie, de calidad, con sal maldon y pimienta molida por encima y lo serví con unas tostadas. Desgraciadamente no tengo foto, me lo comí sin acordarme que tenía un post que publicar -aún no me acostumbro a esto de ser bloguera-.

El vino con el que acompañamos la cena es un vinazo, Chateau Vieux Mauvinon, de saint-Emilion, 2010 (PVP: 16,20€), y un descubrimiento bastante reciente. La mitad de mi familia es francesa, así que en mi casa bebemos bastante vino de origen francés.

Lo encontramos gracias a Lulu, una amiga de la familia, antigua propietaria de L’Assiette, un pequeño restaurante francés. Lulu se granjeó su fama en París gracias a su amor por la cocina y sus platos sencillos pero elaborados, en cuyo local se mezclaban políticos con conocidos cocineros que simplemente tenían ganas de comer bien, y donde yo tenía la suerte de ir con mi padrastro durante mi época universitaria. Sigo soñando con su Ille Flottante (una especie de isla de merengue que flota sobre una cama de caramelo. De llorar. Tengo la receta, prometo subirla cuando me anime con ella!).

Desgraciadamente Lulu ya no tiene restaurante, pero vive feliz en la campiña y viene a visitarnos a Cádiz cuando puede, y yo siempre intento que me pase recetas. La última vez probamos una pasta con bogavante alucinante. Como veis, se me acumula el trabajo.

IMG_1439

La mesa que preparamos para el festín quedó así:

 IMG_1425

IMG_1422

Espero que os animéis con la receta.