Cinco planes foodies para ligarte (o religarte) a una tía

Lo quieras o no, seas quien seas, este post te interesa: (1) si estás soltero y sin nadie a la vista, porque siempre está bien tener este listado, por lo que pueda pasar. (2) Si estás ligando con una tía (o con varias), porque vas a tener ideas para el resto del año. (3) Si tienes novia, porque te servirá para proponerle un plan distinto y te querrá más y mejor. (4) Si eres tía y estás soltera, lo harás solo por cotillear y, de paso, guardarlo en favoritos, porque –oye- nunca se sabe. (5) Y si eres tía y tienes novio puede que, al acabar de leerlo, se lo mandes al susodicho, multiplicando así las visitas de este blog, cosa que agradezco…

Me habéis preguntado tantas veces que he llegado a la conclusión de que será un pensamiento que preocupe a más de uno. Así que aquí estoy yo para inspiraros y conseguir que tengáis la cita perfecta, alejándolo de la típica cena en un sitio bueno, que ya habrá tiempo para eso.

[Nota: Quiero dejar claro que evidentemente dependerá del tipo de tía a la que pretendas ligarte, no somos todas iguales ni nos interesa lo mismo. Por eso he intentado hacer alusión al abanico más amplio posible de intereses, en base un poco a lo que me apetecería a mí.]

  • Un concierto. Siempre es una buena idea. En Madrid hay muchas opciones para elegir. Nada como enterarte de qué música le gusta y sacar entradas. Yo escucho un poco de todo, pero acabar una noche de domingo en el Café Central con una botellita de vino tras un cine en versión original en los Ideal me parece un planazo. Más información sobre cartelera de conciertos aquí.

  • Una cata de vinos. Hay mil catas por todas partes. Pero yo tengo la que me gusta, como no podía ser de otra forma. Ya os lo conté en este post, pero no sé si alguno me habrá hecho caso. Merece la pena. Además, todos lo sabemos. El alcohol, queridos lectores, es la pieza angular de cualquier cita que se precie.

DSC_0651.JPG

  • ¿Es una cocinitas? Saca un par de vales para un curso de cocina en Kitchen Club. Tienen miles de opciones, y el precio incluye una cena tras la clase con vino y velas. Además el factor grupo hará que sea más distendido si aún no hay demasiada confianza. Hay dos locales, en el barrio salamanca y en la calle Ballesta (Malasaña). Si tuviese que elegir sería el segundo, es más pequeño pero más acogedor y el comedor es algo más íntimo, con velas y luces bajas. Información aquí.
gevent01.jpg
Instalaciones del barrio salamanca

 

IMG_9634
Local de la Calle Ballesta

 

 

  • ¿Le gustan las plantas o la naturaleza? Nada como un paseo por el Real Jardín Botánico, que en primavera está precioso, para acabar merendando (o tomando copas) en el Café Murillo.

 murillo-cafe-restaurante-madrid-6.jpg

  • ¿Le gusta el arte? Una visita a Caixa Forum (la exposición de Miró me pareció bastante buena. Documéntate un poco antes de ir, siempre queda bien), para luego pasear por su tienda (yo nunca me resisto, me encantan todas las chorradas que tienen), irte de cañas por el Barrio de Las Letras y terminar cenando por allí. Para ir de cañas me gustan el Bar La Piola (así como decadente), La Fugitiva (una librería pequeñita donde se puede comer y beber algo), El Abuelo (un clásico, donde siguen poniendo tapa con cada caña que pides)… Hay mil. Para cenar también hay muchos sitios donde elegir: Triciclo (si tienes mucha suerte o reservas con tiempo), Tándem (el hermano pequeño de Triciclo), Matute (no se come mal y suele estar animado, mucha gente guapa, algún actor…), Vicool (de Sergi Arola, comida sofisticada a buen precio –imprescindible que te sienten arriba, el sótano no es lo mismo-).

 

La_Fugitiva_1.jpg
Esquina de La Fugitiva

 

 

  • ¿Ya hay más confianza? Revive Memorias de África en la Sierra de Gredos. Desde que leí este artículo tengo ganas de ir… dicen que te reciben con un aperitivo casero y apetecible a base de “tortilla de patatas de esas bien mullidas que se desbaratan a la primera, croquetas de la abuela, queso de las ovejas que acabas de ver pululando, jamón, vino propio, cerveza helada…”. Supongo que ya entendéis mis ganas.
1431537825_extras_albumes_0.jpg
Foto de Marta Muñoz Calero

 

  • ¿Y si tengo tres niños y nadie que se ocupe de ellos? Cúrrate una buena cena con alguna de mis recetas! Mis preferidas: gambas con curry (con leche de coco, nada de yogur light), una buena carne con mostaza y brandy… o lo que más feliz me puede hacer: un plato de ESTA pasta, con un tintorro y chocolate negro de postre. Orgásmico.

Ahí lo dejo. Ya me iréis contando como os va, ya sabéis que tenéis mi correo en el apartado Suscripción 😉

De tapas por Lavapiés y otros planes de domingo

Del 15 al 25 de octubre se celebra en Madrid Tapapiés, una ruta de tapas que lleva 5 años celebrándose en Lavapiés, el barrio más castizo de Madrid, y en el que participan más de cincuenta restaurantes de la zona.

Cada restaurante elabora sus propias tapas, y el plan consiste en ir de bar en bar probando las diferentes propuestas y acompañarlas de una caña, todo por 2,50€.

Podrás degustar tapas de los cinco continentes, como este hummus de remolacha, de Alma Café (C/ Santa Isabel, 42). Recuerdo haber hecho algún bruch allí y estaba realmente rico:

g4

Solo hay que ver la tapa ganadora del año pasado Zarajo de Txipiron, de Tribuetxe  (fotografía de espaciomadrid):

ffff

Tienes más de 100 tapas para elegir, y las han subido a la página web para que puedas cotillear antes de ir: http://tapapies.com/tapas/.

Lo mejor es que, además de la ruta de tapas, organizan conciertos de todo tipo por la calle. Puedes ver el calendario de las actuaciones aquí: http://tapapies.com/actuaciones/. También es una buena idea si vas en familia, porque organizan pequeñas funciones para niños.

Según ha informado la organización, este año acudirá el cuarteto de swing Madrid Hot Jazz Band, estilo años 20 y el dúo compuesto por la cantante Kamala y el guitarrista José Taboada, entre otros.

Personalmente, -para el caso de que tuviese que planearme un plan para ir el domingo- me levantaría tranquilamente, prepararía un brunch casero y daría un paseo hasta en Rastro, en La Latina. Perderse entre sus anticuarios y muebles de segunda mano siempre es una buena idea.

Después de las tiendas subiría pasadas las 3 hasta Lavapiés (evitas un poco el mogollón) y me tomaría dos o tres cañas+tapas en Tapapiés, según me apeteciese. El humus de remolacha caería seguro.

Luego pasearía por el Madrid de los Austrias y terminaría escuchando jazz en el mitico café central. Definitivamente una tabla de quesos con una botella de tinto mientras eschucho a un buen grupo de jazz completarían un día perfecto.

Inicio04-2000x925

http://www.cafecentralmadrid.com/. Plaza del Ángel 10, 91 369 41 43. Recomendable reservar una mesa, se suele llenar y no todas las mesas tienen la misma vista.

Si no eres muy de quesos o de jazz, cerca de allí hay un vietnamita muy bueno, al que solía ir cuando vivía por la zona, de un chef ex-sudestada (uno de mis restaurantes preferidos de Madrid).

Un local sin pretensiones, con comida de calidad y sabores auténticos, acorde con su precio, bastante discreto. Pide el secreto de cerdo ibérico con fideos, vegetales y salsa de pescado (Bun Cha), nunca defrauda.

BUM-CHA-620x350

Vietnam Restaurante (Calle de Las Huertas, 4, 917553126, http://vietnamrestaurante.es/).

Que, ¿te animas?