Chuka Ramen Bar

Chuka Ramen Bar me gusta por muchos motivos: La comida, llena de sabores, mezcla entre china y japonesa; El ambiente, canalla y desenfadado; El local, escondido en el barrio de las letras; y la pasión que todo el equipo pone en lo que hace, cualidad que valoro, y mucho.

Tengo que admitir que la compañía aquella noche fue excepcional, lo que hizo que la cena fuese redonda. Éramos 3 y nos reímos tanto que acabé con hipo. El cocinero –amigo de uno de mis acompañantes- nos puso lo que le pareció, algo que a mí me encanta. Muchas de las cosas estaban fuera de carta, pero he vuelto varias veces y siempre me ha gustado todo.

4_galeria_chuka

3_galeria_chuka

Probamos unas cuantas cosas (algunas de las fotos son de su web):

Gyoza de butifarra y cebollino, buenísima

chuka_nuestracarta_1-550x498

Falso niguiri de presa ibérica, sublime

FullSizeRendser.jpg

Bao de pastrami

IMG_6050.JPG

Pulled pork bao bun

chuka_nuestracarta_4-550x498.jpg

Y su famoso ramen, en nuestro caso seco, muy rico, junto con el falso niguiri fue lo que más me gustó:

IMG_6063.JPG

De postre tarta de zanahoria con curry, igual lo más flojo de la cena:

IMG_6057.JPG

En definitiva, comida callejera asiática con toque japonés en un local pequeñito y molón que se ha convertido en uno de mis habituales.

A pesar de llevar ya un tiempo abierto tiene mucho éxito (lo que no es nada de extrañar, merecido está), así que te recomiendo reservar con tiempo!

Dirección: Calle Echegaray, 9, 28014 Madrid

Nakeima

Me habían hablado mucho de Nakeima. Y sé que este post llega con retraso –seguramente los que estéis al día de los sitios nuevos en Madrid habréis estado varias veces- pero me gustó tanto que no podía dejar de subirlo.

Hace unos años ya me hablaba de él un amigo “Es un antiguo local de kebabs, solo tiene unas mesas altas donde no cabe nadie e improvisan con la comida, pero está todo buenísimo… tienes que ir”. Bueno, he tardado 3 años en ir pero ha merecido la pena.

Situado en el barrio de Arguelles, el local solo admite 20 comensales a medio día y otros 20 por la noche. No admite reservas, toca hacer cola. Y más te vale llegar temprano o seguramente los 20 huecos estén llenos para entonces. Abren a las 21h. Yo fui a las 20.30 y nos quedamos con los dos últimos huecos que había libres. Te apuntan en una lista y te mandan a tomarte una cerveza por la zona hasta las 21h que vuelven a abrir. Tienen una barra larga donde te atiende un camarero por el que te dejas guiar, y que te va trayendo cosas en función del hambre que vayas teniendo. Nos pusimos hasta arriba… qué rico estaba todo…

No hay carta (o yo al menos no la vi). Te van ofreciendo cosas. Había leído que el ticket medio es de 35-40€, pero es que en nuestro caso fue a lo bestia. Pedimos toda la carta y dos botellas de vino, y eso que éramos dos (no digo más). Pagamos 80€ por persona.. pero no creo que no pueda subir mucho más de eso.

Os prometo que intenté retener todos los nombres pero fue imposible. Ahí van las fotos y alguna descripción. Me encantó todo salvo el cóctel de gambas.

img_1185

img_1186

img_1187

img_1190

img_1191

img_1192
Dumplings de changurro con picante coreano y crujiente de cerdo

img_1193

img_1194
Bao de pollo y carabineros con shichimi togarashi (chile de 7 sabores)
img_1210
Dorada con wasabi natural y ralladura de lima

img_1198

img_1203

img_1209
Niguiri de gamba
img_1208
Niguiri de ibérico con pico de gallo, muy rico
img_1197
Cóctel de gambas. Lo que menos me gustó… no repetiría
img_1211
Su famoso “Hannibal Lecter”, de solomillo con sal gorda. Buenísimo.

img_1216

img_1220
Ramen seco. Buenísimo.

img_1219

img_1224
Esto no me acuerdo lo que era pero estaba de locos

Un 10. Probablemente de las mejores cenas que he disfrutado últimamente… además celebrábamos un cumpleaños y los camareros nos invitaron a champán, sacaron una vela y cantó medio restaurante. Bastante memorable.

En definitiva, mucha calidad en el producto, innovación, buena mezcla de sabores y muy buen rollo. Deseando volver a repetir.

Calle de Meléndez Valdés, 54, 28015 Madrid

Navaja: un gallego con esencia Nikkei

Hace unos días estuve en Navaja, una mezcla entre comida gallega y peruana que me sorprendió gratamente. Platos elaborados en un local desenfadado y a un precio más que aceptable. Sabores y mezclas sorprendentes… Calidad-precio uno los mejores sitios que he probado últimamente.

Localizado en la calle de Valverde nº 42 (Malasaña), el local es acogedor y pequeño. No admiten reservas (no puede tenerlo todo), lo que tiene bastante sentido viendo el éxito que tiene el sitio y lo ricos que están sus platos.  

thumbnail_IMG_8148.jpg

thumbnail_IMG_8164.jpg

thumbnail_IMG_8172.jpg

Empezamos la cena con un aperitivo de pimientos fritos con patatillas. Seguimos con un tataki de atún, muy rico y bien presentado, acompañado de una salsa algo picante y croquetas de aguacate.

thumbnail_IMG_8152.jpg

Dos buns, de presa y cangrejo (el segundo de cangrejo buenísimo, el de presa podría mejorar).

thumbnail_IMG_8159

También pedimos dos navajas, que no podían faltar. Muy conseguidas… aderezadas con lima, jengibre encurtido, cebolla china, tirabeque, soja, picante (habanero) y cacahuete machacado. Yo no soy de navajas y me ENCANTÓ.

thumbnail_IMG_8151.jpg

Otro de los aciertos fue el aguachile black tiger: los langostinos con sésamo, leche de coco, cebolla roja y batata dulce. Una mezcla de sabores increíble, muy thai.

thumbnail_IMG_8168

Muy buen descubrimiento que repetiré más de una vez.

Dirección: Calle de Valverde, 42, 28004 Madrid

Teléfono:636 85 23 04
Precio medio: 25-30€ con vino.

Cinco planes foodies para ligarte (o religarte) a una tía

Lo quieras o no, seas quien seas, este post te interesa: (1) si estás soltero y sin nadie a la vista, porque siempre está bien tener este listado, por lo que pueda pasar. (2) Si estás ligando con una tía (o con varias), porque vas a tener ideas para el resto del año. (3) Si tienes novia, porque te servirá para proponerle un plan distinto y te querrá más y mejor. (4) Si eres tía y estás soltera, lo harás solo por cotillear y, de paso, guardarlo en favoritos, porque –oye- nunca se sabe. (5) Y si eres tía y tienes novio puede que, al acabar de leerlo, se lo mandes al susodicho, multiplicando así las visitas de este blog, cosa que agradezco…

Me habéis preguntado tantas veces que he llegado a la conclusión de que será un pensamiento que preocupe a más de uno. Así que aquí estoy yo para inspiraros y conseguir que tengáis la cita perfecta, alejándolo de la típica cena en un sitio bueno, que ya habrá tiempo para eso.

[Nota: Quiero dejar claro que evidentemente dependerá del tipo de tía a la que pretendas ligarte, no somos todas iguales ni nos interesa lo mismo. Por eso he intentado hacer alusión al abanico más amplio posible de intereses, en base un poco a lo que me apetecería a mí.]

  • Un concierto. Siempre es una buena idea. En Madrid hay muchas opciones para elegir. Nada como enterarte de qué música le gusta y sacar entradas. Yo escucho un poco de todo, pero acabar una noche de domingo en el Café Central con una botellita de vino tras un cine en versión original en los Ideal me parece un planazo. Más información sobre cartelera de conciertos aquí.

  • Una cata de vinos. Hay mil catas por todas partes. Pero yo tengo la que me gusta, como no podía ser de otra forma. Ya os lo conté en este post, pero no sé si alguno me habrá hecho caso. Merece la pena. Además, todos lo sabemos. El alcohol, queridos lectores, es la pieza angular de cualquier cita que se precie.

DSC_0651.JPG

  • ¿Es una cocinitas? Saca un par de vales para un curso de cocina en Kitchen Club. Tienen miles de opciones, y el precio incluye una cena tras la clase con vino y velas. Además el factor grupo hará que sea más distendido si aún no hay demasiada confianza. Hay dos locales, en el barrio salamanca y en la calle Ballesta (Malasaña). Si tuviese que elegir sería el segundo, es más pequeño pero más acogedor y el comedor es algo más íntimo, con velas y luces bajas. Información aquí.
gevent01.jpg
Instalaciones del barrio salamanca

 

IMG_9634
Local de la Calle Ballesta

 

 

  • ¿Le gustan las plantas o la naturaleza? Nada como un paseo por el Real Jardín Botánico, que en primavera está precioso, para acabar merendando (o tomando copas) en el Café Murillo.

 murillo-cafe-restaurante-madrid-6.jpg

  • ¿Le gusta el arte? Una visita a Caixa Forum (la exposición de Miró me pareció bastante buena. Documéntate un poco antes de ir, siempre queda bien), para luego pasear por su tienda (yo nunca me resisto, me encantan todas las chorradas que tienen), irte de cañas por el Barrio de Las Letras y terminar cenando por allí. Para ir de cañas me gustan el Bar La Piola (así como decadente), La Fugitiva (una librería pequeñita donde se puede comer y beber algo), El Abuelo (un clásico, donde siguen poniendo tapa con cada caña que pides)… Hay mil. Para cenar también hay muchos sitios donde elegir: Triciclo (si tienes mucha suerte o reservas con tiempo), Tándem (el hermano pequeño de Triciclo), Matute (no se come mal y suele estar animado, mucha gente guapa, algún actor…), Vicool (de Sergi Arola, comida sofisticada a buen precio –imprescindible que te sienten arriba, el sótano no es lo mismo-).

 

La_Fugitiva_1.jpg
Esquina de La Fugitiva

 

 

  • ¿Ya hay más confianza? Revive Memorias de África en la Sierra de Gredos. Desde que leí este artículo tengo ganas de ir… dicen que te reciben con un aperitivo casero y apetecible a base de “tortilla de patatas de esas bien mullidas que se desbaratan a la primera, croquetas de la abuela, queso de las ovejas que acabas de ver pululando, jamón, vino propio, cerveza helada…”. Supongo que ya entendéis mis ganas.
1431537825_extras_albumes_0.jpg
Foto de Marta Muñoz Calero

 

  • ¿Y si tengo tres niños y nadie que se ocupe de ellos? Cúrrate una buena cena con alguna de mis recetas! Mis preferidas: gambas con curry (con leche de coco, nada de yogur light), una buena carne con mostaza y brandy… o lo que más feliz me puede hacer: un plato de ESTA pasta, con un tintorro y chocolate negro de postre. Orgásmico.

Ahí lo dejo. Ya me iréis contando como os va, ya sabéis que tenéis mi correo en el apartado Suscripción 😉

Alma, un restaurante que no te puedes perder

La verdad es que hacía mucho que no cenaba tan bien. A todos nos sorprendió. Platos modernos pero con porciones perfectas. Sabores distintos pero bien combinados. Un toque asiático en algún plato, en su perfecta medida. Se salió el jabalí “emboscado” y el cordero, cocinado durante 12 horas a baja temperatura. Un diez a los dos platos.

Una decoración clásica, con un buen mantel. Un sitio donde se come bien (muy bien), sin ruidos ni música alta, con mesas separadas (no hay mejor lujo que el espacio), un servicio atento y un precio más que merecido.

IMG_6299

IMG_6301

IMG_6304

No hay menú degustación pero todos los platos estaban buenísimos. Me gustó la posibilidad de pedir medias raciones,  que te permite probar más cosas.

Empezamos con un aperitivo muy original: churros de patata y perejil con una salsa coreana un pelín picante y toque de chocolate. Muy conseguido.

 IMG_6305.JPG

Jabalí frío con la salsa de su reducción acompañado de coruja y espuma de remolacha. Uno de los platos que más me gustó.

 IMG_6306

Chopitos con huevo a baja temperatura, jamón y una crema de queso con algas. Lo mezclan todo y eso está de mojar pan…

 IMG_6308

Royal moruno de cordero lechal, cocinado a baja temperatura acompañado de cous cous de brócoli, con dos salsas, una especie de salsa de curry y otra de mostaza y miel (la oscura era más dulce y la otra más salada, mezcladas estaban buenísimas).

 IMG_6312

Gyoza de carabineros, sopa tensuyu y algas en tempura, muy sabrosas.

IMG_6311

Cassoulet, un guiso hecho con alubias blancas típico de la cocina del sur de Francia. Muy acertada esta versión ligera del plato.

 IMG_6310

De postre la milhoja de brownie, crema de nuez y té verde.

IMG_6313

Y para terminar torrija de cacao, lima kafir y coco. Todo muy light.

IMG_6314

Muy recomendable. Una relación calidad precio estupenda, con platos de mercado trabajados y una atención envidiable.

Dirección: Calle Sandoval, 12, Madrid.

Precio medio: salimos a 45€ con vino compartiendo entrantes.

Teléfono: 917 27 32 45

Su página web aquí.

 

 

 

 

BaniBanoo, un pedacito de Irán en Madrid

Los que me leéis a menudo ya conocéis mi afición por la comida de otros países. También es uno de los grandes motivos por los que me gusta viajar. Descubrir sabores y mezclas, nuevos ingredientes, costumbres… me parece francamente enriquecedor. Afortunadamente, en Madrid ya tenemos muchos sitios que nos permiten descubrir la gastronomía de casi cualquier sitio.

BaniBanoo es un restaurante muy coqueto de comida iraní, en la que su dueña, la encantadora y estilosa Bani, prepara platos típicos de su país. Abren solo para comer (de 8 a 17h) -yo estuve un sábado-, pero merece la pena conocerlo. Por 13,95€ puedes probar 3 de sus platos, todos deliciosos, en una suerte de plato combinado que incluye también bebida y café.

IMG_5446

IMG_5447

Hablando de bebida, no dejéis de pedir la bebida iranesa con agua, limón, pepino, miel y pétalos, súper refrescante y buenísima.

IMG_5455

IMG_5453

IMG_5452

IMG_5450

IMG_5451

Me gustó absolutamente todo lo que pedimos:

  • Albóndiga rellena de nuez y ciruela con salsa de tomate y azafrán; cuscús de menta con calabacín, queso feta, tomate y hierbas; y una especie de croqueta con queso y carne con una salsa agria. TODO buenísimo.

 IMG_5456.JPG

  • Potaje de espinacas con legumbres, un clásico de la comida iraní, perfecta para este tiempo; un arroz dulce con azafrán, piel de naranja, zanahoria, pistacho, almendra y pollo; y una tarta de calabacín y queso.

 IMG_5458.JPG

En definitiva, platos exóticos y deliciosos (adaptados al paladar Español) y local cuidado (abundan las flores, las mesas de madera y los libros e ilustraciones iraníes).

Podéis cotillear su página de Facebook aquí.

BaniBanoo

Calle Mártires Concepcionistas 19 (al final de Ortega y Gasset), Madrid

Teléfono (os recomiendo reservar): +34 810 521 127/ móvil: +34 676 364 643

Precio: 13,95€

Horario: 8,30-17h