Lubina al horno con limón, ajo y vino blanco

Es una de mis recetas más básicas… de esas que hago en verano un par de veces a la semana. El otro día la hice en una cena y me pidieron que la subiera. Es tan fácil y clásica que tenía dudas pero allá va. Como le pilles el punto al pescado está para chuparse los dedos y encima es facilísimo…

Ingredientes para dos personas:

  • Una lubina salvaje de kilo y medio
  • 12-14 ajos pequeños
  • Un buen chorreón de aceite
  • Dos o tres limones

Preparación 

En la pescadería pedimos que nos limpien el pescado, especificando que nos quiten también una especie de bigotes (no sé cómo se llaman técnicamente, al final me entienden), que le da un sabor al pescado que no es tan bueno, como que lo agria.

Ponemos el pescado en una bandeja, le echamos sal gorda y pimienta molida, le hacemos 2 cortes a los lomos e introducimos una rodaja de limón en cada raja, y otras dos rodajas en el corte del centro del pescado (cuando lo limpian lo abren por la mitad). Añadimos 3 o 4 rodajas más en la bandeja.

Echamos en la bandeja los ajos con la piel (a los que le hacemos una rajita para que no salten en el horno, o un golpecito seco). Añadimos medio vasito de vino blanco y dos chorreones de aceite de oliva a lo largo de la bandeja.

Lo metemos todo al horno 20 minutos a 180 grados. La clave del pescado es cogerle el punto de cocción…si te pasas no será lo mismo. Es cuestión de práctica y de conocer tu horno! Si es la primera vez ya verás como a la tercera saldrá perfecto 😉

IMG_3990oilihkjhk

FullSizeRender.jpgl.jpg

 

Hummus de remolacha con hierbabuena

Tenía muchas ganas de probar esta receta: es sana, fácil, resultona y muy veraniega. El toque de hierbabuena, junto con el sésamo y el aceite de oliva virgen le dan un punto estupendo. Muy cremosa y rica, perfecta para un aperitivo a cualquier hora.

Ingredientes para 4 personas

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 2 cucharadas de tahini (se puede encontrar en tiendas especializadas o herbolarios. Si no tenemos podemos usar sésamo tostado, cucharada y media)
  • 5 cucharadas de zumo de limón
  • Un diente pequeño de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Una remolacha pequeña cocida (unos 150-200 gr)
  • Hojas de hierbabuena frescas
  • Sal
  • Zanahorias o regañá para acompañar

Preparación

  1. Poner el limón, el tahini o sésamo, el aceite y el ajo pelado (quitándole la parte central para que no repita) en una batidora. Yo en mi caso utilicé una picadora, hasta que todo se haya mezclado y no se note el ajo.
  2. Añadimos la remolacha y los garbanzos, y seguimos batiendo hasta conseguir una pasta. Probamos y añadimos sal si es necesario.
  3. Picamos las hojitas de hierbabuena y disponemos el hummus en un plato hondo, con un buen choro de aceite de oliva virgen, semillas de sésamo y la hierbabuena picada.

¡Buenísimo!

IMG_2437.JPG

Es una receta adaptada de El Comidista 🙂

 

 

Lomos de salmón con lima y cilantro

Esta receta lo tiene todo: es sana, fácil y sabrosa. Y es que con el calor, las terrazas y la playa también llega la temida operación bikini. No os voy a mentir: yo también estoy metida en el ajo, y van 3 kilos perdidos en 4 semanas, que no está nada mal…

Así que os podéis imaginar que mis cenas últimamente son de lo más sanas… Aburrida del filete a la plancha, pero queriendo cenar proteína, no queda otra que experimentar con hierbas aromáticas y sabores distintos.

Innovando con lo que tenía en casa (limas de una tarta de lima y galleta que hice para un cumple), cilantro (que usé para mis famosos langostinos al curry) y puerro (que uso para todo), me dio por hacer unos lomos de salmón con lima. Le añadí ralladura porque le da un aroma especial.

No tenía pensado subirlo pero quedó TAN rico (he repetido ya dos veces) que pensé que sería buena idea compartirlo. Los que me seguís en Instagram ya sabéis que hago muchas recetas sobre la marcha y no las subo todas… pero esta me ha encantado y pensé que merecía un post.

Ingredientes (para dos personas si le pones acompañamiento o una si no le pones nada más).

  • Dos lomos de salmón.
  • Un puerro
  • Una lima
  • Un puñado de cilantro fresco

Preparación

  • Salpimentamos los lomos.
  • Ponemos un chorrito de aceite en la sartén (no mucho, el salmón es bastante graso).
  • Ponemos los lomos (a mí me gustan jugosos por dentro, así que los hago un par de minutos por cada lado para que queden un pelín crudos).
  • Cuando le damos la vuelta al lomo de salmón echamos el puerro cortado finito.
  • Añadimos la ralladura (finita) de media lima, y un chorreoncito de lima por encima. Ojo con la lima que tiene un sabor muy fuerte y puede matarnos el pescado. Es mejor poner poco y probar (y si queremos seguir añadiendo).
  • Una vez que esté doradito, emplatamos y añadimos el cilantro por encima.

Yo intenté emplatarlo en plan bien y esto fue lo que salió! Jaja una lo hace como puede. Eso sí, estaba muy muy rico… con un vinito blanco frío ya ni te cuento.

IMG_1151.JPG

10 ideas de aperitivos para un picoteo perfecto

Me encanta dar cenas en casa, y cocinar yo por supuesto (sí, es una matada, pero es que no lo puedo remediar). El otro día invité a un buen grupo a cenar a casa. Tan bueno que no cabíamos en mi pequeña mesa de comedor para 6. Así que me decidí por un poco de finger food y me puse a hacer una búsqueda intensiva de aperitivos que: (1) no requiriesen demasiado tiempo (trabajo 12 horas como todos –o no, igual es solo cosa de abogados-), (2) se pudiera dejar listo, lo que es absolutamente necesario teniendo en cuenta el punto 1, y (3) no fuera frito (tengo un apartamento pequeñito y diáfano, y acabaríamos oliendo todos a frito, lo que no era mi intención).

Me faltaba inspiración… dejar fuera los fritos y los hojaldres en un aperitivo no es nada fácil (sobre todo por los aperitivos calientes), así que decidí hacer un recopilatorio y compartirlo con vosotros:

b10d4fa9180e7808cc4d5305fd8c2ee9
Dips de verduras con salsa de queso roquefort en vasito
cff80ab964e720b741f787e773a62e1d
Brochetas de melón, mini mozzarellas y prosciutto, con balsámico

 

df26acfbe34785e1a501da9e448f2b8f
Tomate con aguacate y hoja de albahaca.

 

98fe9198d682bd72db30b03a8913edad
Pizza en vasito con salsa cuatro quesos y albahaca

 

ddc20e254a13659c7f1e69ad6e2705e5
Pinchos morunos. Yo los compro hechos en el Corte Ingles, los corto en trocitos tamaño bocado, paso por la sartén y meto en pequeñas brochetas de cóctel. Como las brochetas que compro son de madera les doy un toque de micro antes de sacarlas.

9a1348995fc2497fc1fcd2b327eb2ce2
Tacos tamaño muffin, con pollo o carne picada, pimiento verde y rojo, cebolleta y queso. Puedes dejarlos hechos en el horno a baja temperatura y darles un golpe de calor antes de sacarlos

 

DSC03917
Gambas al limón con aguacate y sour cream

Estos aperitivos de gambas y aguacate los he hecho dos veces, siguiendo mi receta de gambas pero sin añadirles el coco del final. Con el toque de limón, el aguacate y el sour cream está de locos. Una hojita de cilantro por encima le pone la guinda. Las bases las puedes encontrar hechas en cualquier super.

230d790760dc9cd18dbe483448366418
Salmón ahumado con blinis. Yo compro el salmón lomito imperial del Corte Inglés (está buenísimo y cunde un montón) y lo corto en tiras finas, tras tostar un poco los blinis

cb7dfe9adcfc33cff14b63706a68cd51
Mini fondants de chocolate. He comprado un par de veces los que venden en La Sirena congelados y os diré que están muy conseguidos… y van del congelador al horno directos 

nosolodulces-lemon-pie-tarta-limon-merengue-533x461
Tartaletas de limón

 

Espero que os haya servido como inspiración y os animéis con alguno de los aperitivos.

PD: fotos tomadas de Pinterest.

Pizza light

Sí. Todo lo light que una pizza puede ser. Porque he visto otras versiones de esta pizza light, con verduras o pollo, pero ¿qué es realmente una pizza sin queso? Para eso me lo preparo en wok y nos dejamos de fantasías.

Esta pizza “light” fue uno de los triunfadores de la semana pasada, y pensé que se merecía un post individual. Hacía tiempo que quería hacerla, y me ha costado encontrar una receta en la que la masa quedase crujiente. Ha sido genial comer pizza sin ningún tipo de remordimiento. Está súper rica, reduce los hidratos de carbono y es sana. El secreto está en que la base está hecha de coliflor. Entre los asistentes al experimiento había un par escépticos a la coliflor y repitieron. No digo más.

Ingredientes para 4 personas

1 coliflor pequeña o media grande

1 huevo y una clara

100gr de queso mozzarella rallado light

Salsa de tomate

Jamón york

Orégano molido

Queso rallado light

Champiñones laminados.

Papel vegetal de horno

Preparación (fotos abajo)

Precalentamos el horno a 180º.

Quitamos la parte verde a la coliflor, la troceamos un poco y la rallamos con un rayador grande. Una vez rallada la metemos en el micro 8 minutos a máxima potencia.

Al sacar, mezclamos con la mozzarella rallada y el huevo hasta que se integre.

En la bandeja del horno colocar una lámina de papel vegetal, y formamos una base redonda o rectangular, dándole forma a la coliflor. Es importante que quede finita. (Yo usé papel de plata porque no tenía otra cosa y se quedó pegada, así que NO lo recomiendo).

Introducimos en el horno unos 20 minutos, y sacamos cuando se haya dorado. Para que se quede crujiente recomiendo dejar otros 10 minutos con calor solo abajo.

La sacamos y dejamos enfriar unos minutos, colocamos el tomate, el queso rallado light, el jamón york, champiñones y orégano.

Hornear diez minutos aproximadamente para que se termine de cocinar a la misma temperatura que lo teníamos 180º.

Sacar del horno y con cuidado quitar el papel vegetal, si hace falta ayudarse de una pala o espumadera. La partimos y ¡a comer!

IMG_6560
Antes del horno

 

IMG_6565

IMG_6566

Es una versión más light de la pizza sin llegar a ser de dieta en el sentido estricto de la palabra. Pero estaba DE MUERTE!

Langostinos picantes con curry, coco y limón en 10 minutos

Literalmente. 10 minutos. Al principio, cuando mi hermana me pasó la receta, pensé que sería una guarrada light más, pero aluciné cuando lo probé en casa ayer. Súper sabroso, muy thai. Además de ligero y fácil.

Estad atentos y activar vuestros cronómetros porque –ya sea para una cena con invitados en casa o para darte un capricho tras un duro día de trabajo- esta va a ser tu receta. Admito que la inicial era mucho más sofisticada… pero yo tiré de lo que tenía por casa (bueno, más bien de lo que encontré en el chino que vi abierto) y me puse a improvisar.

Ingredientes para dos personas

400gr de langostinos pelados (yo puse 300 y me quedé corta)

Una bolsa de espinacas frescas

Un yogur de coco 0% (o yogur de coco normal, o leche de coco. Esta última sería mi primera opción no me importasen las calorías. De momento sigo teniendo el turrón algo presente, así que me ceñí al yogur)

Dos cucharaditas de curry rojo

Un par de vueltas de rosca de cayena (menos de media cucharadita, pica bastante)

Cilantro fresco

El zumo de medio limón y la ralladura de un limón entero

IMG_5626

Preparación

  • Embadurnamos los langostinos con las especias y los ponemos en la sartén caliente con un chorrito de aceite de oliva hasta que estén rositas y tostados (unos 3-4 minutos).
  • Añadimos las espinacas (echad sin miedo que luego se queda en nada), unos dos puñados por persona, y removemos un par de minutos hasta que se reduzcan un poco.
  • Añadimos el limón y la ralladura, 4 hojitas de cilantro y a continuación el yogur o la leche de coco (con la leche de coco os quedará mucho más cremoso). Dejamos par de minutos para que la salsa coja todos los aromas y espese un poco.
  • Servimos y decoramos con unas hojas de cilantro.

 

IMG_5628

IMG_5629

IMG_5630

IMG_5632

IMG_5633

IMG_5638

IMG_5639

A mí me encantó. No engorda nada y me pareció una receta distinta con muchísimo sabor. Si tenéis invitados que no estén a dieta o necesiten algo más que unas gambas con espinacas, podéis acompañarlo de arroz salvaje.

La Barra Atlántica: el nuevo concepto de marisquería

Platos elaborados y ligeros, una presentación cuidada, sabores sorprendentes y camareros encantadores… es lo que encontrarás en Barra Atlántica, el nuevo local que han abierto Iago Pazos y Marcos Cerqueiro en Madrid tras el éxito obtenido en Santiago de Compostela.

El pescado les llega fresco desde Galicia, y lo trabajan de todas las maneras posibles. El local cuenta con una zona de barra bastante cómoda (soy bastante de barra, qué le vamos a hacer) y otra de mesas. También tienen un saloncito abajo para grupos.

Barra-Atlantica-759x500.jpg

IMG_4761

La carta es corta y te ofrecen un menú cerrado que enseguida te convence.

El menú empieza con guacamole y cebolla encurtida; navaja con lima y el jugo de su cocción (está hecha al vapor pero se sirve fría), junto con sedicornia, que es una especie de alga marina; y por último berberecho con lima. Presentan las cuatro cosas en una especie de papel:

 IMG_4763

Tiradito de salmonete marinado, con un acertado toque de aceite de oliva virgen y una presentación muy cuidada, buenísimo.

 IMG_4764

Empanada de listado (familia del atún) que se come con las manos. Tiene un toque crujiente fantástico.

 IMG_4765

Merluza con mayonesa cítrica, cebollino y sal gorda. Muy buena también, fresquísima.

 IMG_4766

Como somos de buen comer y nos gusta probar, acabamos pidiendo un plato fuera del menú: huevos a baja temperatura con espuma de patata y migas de chorizo. A pesar del nombre, resultaron bastante ligeras, como el resto de platos.

 IMG_4767

De poste una deliciosa manzana con lima.

IMG_4768

Barra Atlántica
Precio del menú: 25€
Dirección: Calle Gravina, 17, 28004 Madrid

Teléfono:619 15 57 94

 

 

 

Cordero al horno con patatas y romero

El domingo pasado me lancé a la piscina con un cordero al horno, y mira que no he asado un pollo en mi vida. Más principiante imposible. Por eso, queridos lectores, no tengo reparo en afirmar que -siguiendo las indicaciones de esta receta (hay una foto para todo)- os sale seguro: yo soy el ejemplo. No tiene ningún secreto: las dos horitas que tarda en hacerse y una buena materia prima.

 Quedó crujiente por fuera y tierno por dentro, muy sabroso…

 Ingredientes para dos personas

  • Dos paletillas de cordero. Es fundamental que sea cordero lechal. Tras leer sitios donde comprar corderos me decidí por la carnicería La Vianda de Julián, en el Mercado de La Paz. Puedes llamar antes para que te las dejen preparadas, y así te aseguras que las tienes (calle Ayala 28, 914317789).
  • Romero
  • Sal y pimienta
  • 500 ml de vino blanco (si es medio bueno mejor)
  • 5/6 ajos
  • Patatas de guarnición

Ejecución

Os voy a contar exactamente como lo hice yo como principiante (errores incluidos), y que condujeron a este resultado, asombrosamente bueno.

  • Sacamos el cordero de la nevera para que se quede a temperatura ambiente.
  • Precalentamos el horno a 180 grados.
  • Salpimentamos el cordero y le hacemos unos cortes (a mi me lo cortaron en la carnicería). Lo metemos tal cual en el horno. Yo lo admito, aunque no estaba en la receta, le eché un poco de aceite en spray por encima a las dos paletillas (leí que así hacía costra).

IMG_2442

  • Metemos en el horno ya caliente y dejamos en el horno durante una hora.
  • Mientras el cordero  está en el horno hacemos un “mejunje” con el vino blanco, al que echaremos unas ramas de romero y los ajos con piel a los que habremos dado un golpe previo. Los dejé así, macerando, toda la hora que estuvo el cordero dentro.
  • También pondremos las patatas a hervir, que sacaremos cuando estén tiernas y partiremos en cuadraditos.
  • A la hora sacamos el cordero, tendrá este aspecto (el liquidito que veis es su propio jugo):

IMG_2451

  • Metemos las patatas alrededor y parte de nuestro mejunje.
  • A partir de este momento, le fui dando vueltas al cordero cuando veía que se doraba, y le echaba el mejunje cuando veía que se quedaba seco, removiendo también las patatas.
  • Los últimos 15 minutos le eché el vino que queadaba y subí la temperatura a 200 grados hasta que se quedó doradito como en la foto (también le puse un pelín de azúcar morena por encima para que dorase más, pero es opcional: es verdad que el toque dulce se notaba luego, igual un poco exótico para alguno). Si ves que no queda caldo no dudes en poner más vino (si has puesto mucho, con un poco de agua), para que quede una salsita y no se quede seco.
IMG_2460
Al salir del horno

Lo serví separado (cordero y salsa), pero luego me enteré de que al parecer se sirve todo junto, cordero y salsa.

 20151101_151411

Por lo que me dijeron mis acompañantes, más asiduos al cordero que yo, estaba de diez.

¡Hoy toca carne!

Llevaba tiempo queriendo probar esta receta. Mi amiga Pilar siempre me decía “¡está tirada!” pero yo miraba la carne, tan rica y rosada… y pensaba “sí… para ella que es una cocinitas…”.

Parte del espíritu de este blog es iniciar en la cocina a gente que no suele cocinar pero que le encanta comer. Bien porque no tiene tiempo (como es mi caso), no le apetece dedicarle una tarde entera a la cocina o simplemente se le da mal. Vamos, -salvo excepciones- la mayoría de mis amigos y conocidos.

Esta receta es perfecta: tiene pocos ingredientes, la ejecución es simple y sale… de chuparse los dedos.

Ingredientes (para unas seis personas)

Rabillo de cadera, creo que la pieza pesó cerca de 900 gramos

Mostaza (si es Maille mejor)

Brandy

Aceite de oliva virgen, sal y pimienta

FullSizeRender

Ejecución

  • Salpimentamos la carne dentro de una fuente

IMG_1398

  • Embadurnamos la carne con mostaza por todas partes y lo dejamos macerar (mínimo dos horas). Si la cena es por la noche, lo hago por la mañana y la dejo todo el día.

IMG_1472

  • Ponemos la pieza de carne en la sartén con dedo y pico de aceite, con el fuego medio-tirando a alto.  Con la carne en la sartén ponemos un buen chorreón de brandy (yo conté hasta 5).
  • Le damos 4 vueltas de cinco minutos cada una a la carne. Es decir, Lado 1 (5 minutos), Lado 2 (5 minutos), Lado 1 (5 minutos), Lado 2 (5 minutos). Cocinado así quedará rosita como en la foto, si nos gusta menos hecho podemos quitarle un minuto a cada vuelta.
IMG_1404
Lado 1, primera vuelta de 5 minutos
IMG_1414
Lado 2, primera vuelta de 5 minutos
IMG_1420
Lado 1, segunda vuelta de 5 minutos

Vigilad que no se os queme la salsa, hay que estar atento para bajar el fuego y sacarla en cuanto pasen los minutos indicados.

Podemos acompañarlo de patatas o una simple ensalada verde con cebolleta y aliño de mostaza, que le va muy bien.

IMG_1458

 

FullSizeRende,r

 

IMG_1464

De primero puse un simple bloc de foie, de calidad, con sal maldon y pimienta molida por encima y lo serví con unas tostadas. Desgraciadamente no tengo foto, me lo comí sin acordarme que tenía un post que publicar -aún no me acostumbro a esto de ser bloguera-.

El vino con el que acompañamos la cena es un vinazo, Chateau Vieux Mauvinon, de saint-Emilion, 2010 (PVP: 16,20€), y un descubrimiento bastante reciente. La mitad de mi familia es francesa, así que en mi casa bebemos bastante vino de origen francés.

Lo encontramos gracias a Lulu, una amiga de la familia, antigua propietaria de L’Assiette, un pequeño restaurante francés. Lulu se granjeó su fama en París gracias a su amor por la cocina y sus platos sencillos pero elaborados, en cuyo local se mezclaban políticos con conocidos cocineros que simplemente tenían ganas de comer bien, y donde yo tenía la suerte de ir con mi padrastro durante mi época universitaria. Sigo soñando con su Ille Flottante (una especie de isla de merengue que flota sobre una cama de caramelo. De llorar. Tengo la receta, prometo subirla cuando me anime con ella!).

Desgraciadamente Lulu ya no tiene restaurante, pero vive feliz en la campiña y viene a visitarnos a Cádiz cuando puede, y yo siempre intento que me pase recetas. La última vez probamos una pasta con bogavante alucinante. Como veis, se me acumula el trabajo.

IMG_1439

La mesa que preparamos para el festín quedó así:

 IMG_1425

IMG_1422

Espero que os animéis con la receta.