FUEGO

Fuego es el segundo restaurante de Erika Feldmann e Ignacio González-Habaque tienen un proyecto bastante ambicioso: representar en el terreno gastronómico los cuatro elementos. Ya abrieron aire (una rotisserie con aves criadas en libertad), ahora Fuego, y los próximos serán el agua y la tierra. Suena bien ¿no?

Fuego es un sitio en el que nada más entrar huele a leña. Un olor cálido que transforma el espacio de manera casi inmediata en un lugar acogedor. Es un sitio pequeño y elegante. Las velas, junto con una mantelería impecable, hacen que quieras sentarte a cenar. Nos tocó una mesa al lado de la cocina, abierta con una cristalera, para que se pueda ver el proceso entero, y todo ello sin que oliese a comida. Un buen comienzo.

IMG_0098

IMG_0088

La carta es corta, me gustó. El protagonista indiscutible de Fuego sin duda son las brasas, en horno de leña y la parrilla, aplicadas a un producto indiscutiblemente bueno.

IMG_0090

De primero pedimos unas alcachofas cocinadas en ascuas de encina, culminadas con una fina loncha de panceta ibérica. Deliciosas, con un sutil toque de humo y brasa. Me las comí sin hacerles foto (claramente tenía hambre jaja).

Un paté de campaña en terrina con foie de pato. La carta anunciaba que era una receta de la edad media, y desde luego que lo era. En mi opinión demasiado fuerte de sabor y algo basto, difícil de comer. No lo volvería a pedir, aunque el resto de los platos compensaron.

IMG_0093

De segundo roast beef macerado con whisky de malta al horno de leña, muy rico. Las cebollitas le aportaban un toque dulzón que equilibraba el plato.

IMG_0095

Quizá el plato que más me gustó fue la lubina salvaje al horno de leña. Con puerro y una crema-puré deliciosa, que no llegué a adivinar lo que era. Ligero y con un toque de brasa que me encanta en el pescado.

IMG_0094

De postre una tarta fina de chocolate bastante correcta. Se anunciaban varias texturas en la carta, pero lo cierto es que solo noté dos. Aun así, sabor intenso a chocolate de calidad, muy rica.

IMG_0100

En definitiva, productos de calidad, cocinados como en la edad media sobre brasas u horno de leña, en un local acogedor y un servicio atento y profesional. Muy recomendable.

Dirección: Hermanos Bécquer, 5, Madrid

Teléfono: 910515811

Precio medio: 50€ con vino y postre

PD: siento haber tardado tanto en escribir. Sois muchos los que me habéis escrito, ¡gracias por preocuparos! Para los que no lo sepáis (o no sigáis mi cuenta de Instagram) he dejado el despacho para emprender un proyecto, que además tiene mucho que ver con la restauración. ¡Espero poder contároslo muy pronto!

Un abrazo fuerte,

Paula

 

Langostinos al coco

No soy de fritos, pero estos langostinos me encantaron y los pongo mucho de aperitivo cuando doy alguna cena. Los sirvo en una cestita en la que pongo un papel absorbente.

Son distintos y suelen gustar mucho… además de ser FACILÍSIMOS! Vamos allá.

Ingredientes para 4 personas

  • 12-16 langostinos
  • 150gr harina para tempura
  • sal
  • 200gr agua (yo lo hago un poco a ojo)
  • 1 taza coco rallado
  • aceite de girasol
  • Salsa de chile dulce (a la venta en chinos o tiendas de productos asiáticos de la calle leganitos)

fullsizerendery

Preparación

Pelamos los langostinos salvo la cola. Si queremos ser perfeccionistas hacemos un corte superficial por la parte del lomo y le quitamos el intestino para que no queden arenosos. Yo lo hago según del humor que tenga ese día. Les ponemos un poco de sal a los langostinos.

Preparamos la pasta en la que vamos a rebozar los langostinos. Yo suelo poner la harina y voy añadiendo agua fría hasta que consigo la textura de la foto, sin grumos y ligeramente espesa.

Ponemos el aceite a calentar y pasamos los langostinos por la pasta de harina, luego por el coco y a la sartén hasta que estén dorados, cuidando de darles la vuelta. Pasamos por papel absorbente y a darles un bocao!

 

FullSizenRender.jpg

 

Una receta de carne fácil y rápida

Llevo mes y medio sin escribir… mes y medio en el que he trabajado a lo bestia y han pasado muchas cosas en mi vida profesional, que prometen cambiarla –y mucho-. Son buenas noticias y espero poder compartirlas con vosotros muy muy pronto. Mientras, he estado pensando en recetas de esas fáciles y ricas.

El otro día subí a Stories (Instagram @a_mesa_puesta) una cena de cumpleaños, en el que salía una carne rosadita y bien cortada. Al día siguiente me encontré a mi amiga Blanca, que le había hecho pantallazo a la foto de lo que le había gustado la idea. Pues bien, tengo buenas noticias, porque la carne es FACILÍSIMA y se hace en nada.

Este post me pilla de vacaciones en casa, así que he rescatado las fotos de hace mil, cuando la hice por primera vez (después de esa la he hecho unas 5 o 6 veces más, es muy socorrida). No lo subí porque la pieza que me dieron tenía un nervio muy feo en el centro, pero os aseguro que estaba igual de rica. Yo la hago con rabillo de cadera, pero podéis hacerla con solomillo o lo que más os guste.

Ingredientes para 4 personas que coman bien

  • Una pieza de rabillo de cadera
  • El zumo de un limón y medio
  • Dos hojas de laurel
  • Dos clavos
  • Aceite de oliva

Preparación

  • Salpimentamos la carne y la dejamos macerando con el zumo de limón (lo que podamos, un par de horas está bien).
  • Escurrimos la carne y reservamos el zumo de limón para luego. Ponemos una sartén  a fuego fuerte con dedo y medio-dos dedos de aceite. Cuando esté caliente sellamos la carne. Una vez sellada retiramos la carne y dejamos templar un poco el aceite.
  • A continuación ponemos 4-5 dientes de ajo (a los que le habremos dado un golpe con la piel puesta, para abrirlos un poco) en la sartén, junto con el zumo de limón, los ajos, el laurel y los clavos. Ponemos la carne y la dejamos 4 minutos por cada lado, tapándola entre vuelta y vuelta. Con este tiempo se queda rosita. LA CARNE QUEDA IGUAL DE BIEN SIN LOS AJOS, así que podéis prescindir de ellos si queréis. A mi a veces casi me gusta más sin ellos.
  • Sacamos la carne, la fileteamos finita y ponemos la salsa en una salsera.

Fácil verdad? Siempre triunfa, está tirada y gusta muchísimo! Muy socorrida. Podemos ponerles patata gvitarra de acompañamiento. Ñam!

20150913_134430.JPG

20150913_13462320150913_141123

y esta fue la preciosa mesa que puse en la terraza (en su día) para la ocasión:

20150906_210440_lls

Un restaurante chino lleno de chinos

Kung Fu me llamó la atención por varias cosas. La primera fue la decoración, catalogado por Traveller como uno de los restaurantes mejor decorados. Para los chinos a los que estoy acostumbrada claramente lo es. Su comedor es moderno, divertido y cálido. La segunda cosa que me llamó la atención fue la comida, con una materia prima seleccionada y una presentación distinta. Y la tercera fue que todos los comensales que había cuando llegamos eran chinos.

IMG_7912.JPG

img_7894

IMG_7901.JPG

Están especializados en comida china de la zona de Guizhou, una región del sur de China. Tienen bastante variedad (carne, pescado, verduras), y lo que pedimos era picante pero no en exceso. Fuimos a cenar un domingo algo antes de las 9 (igual por eso había tantos chinos). Entramos por casualidad y luego me enteré de que estaba en varias listas de los mejores chinos de Madrid.

De primero pedimos una ensalada, muy fresquita, con un aliño muy apetecible y bien de cilatro:

IMG_7902.JPG

De segundo una lubina estilo Quian, muy popular en la zona de Guizhou. Estaba realmente bueno, es una de las especialidades que te recomiendan. Lleva menta, ajo y chile seco en polvo. Lo muelen y echan sobre el pesacado frito dorado, y cubierto en su propia salsa. Se queda crujiente por fuera y tierno por dentro. Quitan la espina y lo sirven como en trozos enrollados que puedes arrancar con los palillos. Buenísimo…

IMG_7907.JPG

Pedimos otra de las especialidades, pollo al estilo Ganguo, muy rico, más picante que el anterior pero en su medida, con verduras crujientes y una salsa muy rica por debajo. Te lo sirven en un recipiente con velas para que siga caliente. Leí que es uno de los platos más populares, y que las familias solían reunirse alrededor de un pequeño agujero en el centro de la cocina en el que había carbón, y sobre el que ponían la cazuela de hierro para cocinarlo.

img_7904

De precio 30-35€ persona con vino.

Me gustó. Repetiré.

Dirección: Calle de la Luna, 12, 28004 Madrid

Nakeima

Me habían hablado mucho de Nakeima. Y sé que este post llega con retraso –seguramente los que estéis al día de los sitios nuevos en Madrid habréis estado varias veces- pero me gustó tanto que no podía dejar de subirlo.

Hace unos años ya me hablaba de él un amigo “Es un antiguo local de kebabs, solo tiene unas mesas altas donde no cabe nadie e improvisan con la comida, pero está todo buenísimo… tienes que ir”. Bueno, he tardado 3 años en ir pero ha merecido la pena.

Situado en el barrio de Arguelles, el local solo admite 20 comensales a medio día y otros 20 por la noche. No admite reservas, toca hacer cola. Y más te vale llegar temprano o seguramente los 20 huecos estén llenos para entonces. Abren a las 21h. Yo fui a las 20.30 y nos quedamos con los dos últimos huecos que había libres. Te apuntan en una lista y te mandan a tomarte una cerveza por la zona hasta las 21h que vuelven a abrir. Tienen una barra larga donde te atiende un camarero por el que te dejas guiar, y que te va trayendo cosas en función del hambre que vayas teniendo. Nos pusimos hasta arriba… qué rico estaba todo…

No hay carta (o yo al menos no la vi). Te van ofreciendo cosas. Había leído que el ticket medio es de 35-40€, pero es que en nuestro caso fue a lo bestia. Pedimos toda la carta y dos botellas de vino, y eso que éramos dos (no digo más). Pagamos 80€ por persona.. pero no creo que no pueda subir mucho más de eso.

Os prometo que intenté retener todos los nombres pero fue imposible. Ahí van las fotos y alguna descripción. Me encantó todo salvo el cóctel de gambas.

img_1185

img_1186

img_1187

img_1190

img_1191

img_1192
Dumplings de changurro con picante coreano y crujiente de cerdo

img_1193

img_1194
Bao de pollo y carabineros con shichimi togarashi (chile de 7 sabores)
img_1210
Dorada con wasabi natural y ralladura de lima

img_1198

img_1203

img_1209
Niguiri de gamba
img_1208
Niguiri de ibérico con pico de gallo, muy rico
img_1197
Cóctel de gambas. Lo que menos me gustó… no repetiría
img_1211
Su famoso “Hannibal Lecter”, de solomillo con sal gorda. Buenísimo.

img_1216

img_1220
Ramen seco. Buenísimo.

img_1219

img_1224
Esto no me acuerdo lo que era pero estaba de locos

Un 10. Probablemente de las mejores cenas que he disfrutado últimamente… además celebrábamos un cumpleaños y los camareros nos invitaron a champán, sacaron una vela y cantó medio restaurante. Bastante memorable.

En definitiva, mucha calidad en el producto, innovación, buena mezcla de sabores y muy buen rollo. Deseando volver a repetir.

Calle de Meléndez Valdés, 54, 28015 Madrid

Crema fría de espárragos

Ver para creer. Eso debieron pensar mis amigas el otro día cuando les conté lo que llevaba esta receta insultantemente fácil. Es sana, súper rica y se hace en 5 minutos. Muy de A mesa puesta, ¿o no?

Ingredientes para 2-3 personas

  • Un bote de espárragos blancos extra con su jugo (el mío tenía 7 espárragos aprox).
  • Un huevo duro
  • Aceite de oliva

Preparación

  • Echamos el bote de espárragos blancos con su líquido en una batidora. Añadimos el huevo y batimos. Añadimos un chorreón de aceite (yo conté hasta 4 no muy lento), aunque va al gusto.

FIN

img_6957

unnamed-1

La crema queda sueltecita, muy ligera. Yo lo serví con un chorreón de aceite, pimienta y cebollino. Súper fresquita y depurativa.

¿A que es fácil? No sabéis como está… no le pongáis sal, está perfecta así. Tampoco hizo falta colarla ni pasarla por un chino.

Desde aquí gracias a mi amiga Teresa y a su suegra (una cocinera de primera) por pasármela. Tengo en casa espárragos y lo pienso repetir para cenar hoy… 🙂

Un abrazo,

Paula

PD: Vais a tener que disculparme, estoy escribiendo muy poco últimamente, pero tengo muchas cosas en el tintero. Prometo publicar pronto muchos sitios nuevos y recetas fáciles y ricas, de las que nos gustan.

 

Askua Barra

Hace unos días estuve en Askua Barra, el restaurante que los hermanos Jorge y Nacho han traído a Madrid desde Valencia. El local, en la zona de sol, me gustó. De líneas sencillas y limpias, consiguen dejarle el protagonismo a los platos.

IMG_5526.JPG

IMG_5504IMG_5505

Me gustó todo lo que probamos. Los productos son de calidad y se nota. Empezamos con un aperitivo de buñuelo de bacalao bastante rico y un vinito blanco que estaba bien frío (y lo que se agradece).

Seguimos con la ensaladilla, bastante buena aunque nada especial. El panecillo de arriba crujiente y delicado acompañaba bien.

 IMG_5509

Seguimos con las croquetas. MUY ricas… bien fritas, con una capa crujiente especial. Probamos la de pollo, curry y rabo de toro, y -aunque es verdad que el curry predominaba sobre el resto de los sabores- tenía un fondo muy conseguido. Me quedé con ganas de probar la de Idiazábal.

 FullSizeRender.jpg

El tomate de los mejores que he probado, con mucho sabor y en su punto, bien aliñado. La ventresca que llevaba encima no acabó de agradarnos, muy salada y algo dura, pero el tomate merece la pena.

IMG_5515.JPG

Las bravas espectaculares, con una mezcla de salsas y la patata bien crujiente, nada blanda ni humedecida por las salsas. Primero te presentan el plato y se lo llevan para remover bien. De nuevo la fritura muy conseguida.

IMG_5516.JPG

Muy buenas también las sardinas ahumadas con manzana e hinojo

 IMG_5511.JPG

El pincho de steak tartar muy sabroso, con el punto de picante perfecto y una carne de calidad… además de la alegría que da encontrarse patatas fritas entre la carne y el pan. Hubiese pedido otro de cabeza…

 IMG_5524.JPG

Y finalmente las mollejas a la parrilla con judías con mostaza y menta, muy conseguidas también, al estilo más castizo.

 IMG_5522.JPG

En definitiva me gustó todo. 35€ por persona con vino y tanta variedad me pareció un precio más que razonable… Volvería a pedir cada plato de nuevo. Igual quitando la ensaladilla para probar alguna chuleta o las cocochas.

Se agradece poder pedir medias raciones. Original el detalle de informar sobre los proveedores de cada cosa. Las carnes son de Luismi Garayar, uno de los mejores proveedores de España. Me quedé con ganas de una carne a la brasa. Tendré que volver. Muy pronto.

Dirección: Calle de Arlaban, 7, 28014 Madrid

Limonada de pepino y hierbabuena

Bueno… han sido 3 semanas de trabajo extremadamente intenso… con el tiempo justo para comer y dormir, pero ya estoy recuperada, y vuelvo al blog con una receta muy fresquita y apetecible.

Llevo algo menos de una semana de vacaciones y he hecho esta limonada todos los días. Me la descubrió mi madre, y la verdad es que es súper sana, se puede tomar a todas horas y es muy fácil de hacer. He leído que el agua de limón y pepino es depurativa y diurética, y ayuda a elimar toxinas. Yo en realidad lo preparo porque está buenísima y no engorda nada!

Vamos allá con la receta!

Ingredientes

  • Un pepino y medio
  • Un limón más otro para decorar
  • Una cucharadita de Stevia
  • Medio litro de agua
  • Una ramita de hierbabuena

Preparación

  • Lavamos los pepinos y limones muy bien.
  • Pelamos un pepino, lo cortamos en trozos grandes y lo metemos en el vaso de la batidora. Añadimos el zumo de un limón (algo menos de medio vasito), una cucharadita de stevia, y un gran vaso de agua, hasta cubrir los pepinos. Batimos.
  • Pasamos nuestro puré de pepino por un colador y vamos añadiendo agua a medida que seguimos removiendo.Nuestra mezcla colada deberá ser como un agua verdosa. Lo probamos y rectificamos. A mí me gusta que sepa como a limonada, pero hay gente que le gusta más dulce o más suave. Podemos ir añadiendo agua o stevia, según nos apetezca.
  • Cortamos el otro medio pepino, una vez pelado, en rodajas, y lo metemos en una jarra transparente. Cortamos el otro limón en rodajas con la piel, para decorar. Introducimos también en la jarra la hierbabuena. Vertemos nuestra limonada en la jarra y dejamos enfriar. Si queremos consumirlo en el momento podemos añadirle unos hielos.

IMG_3893

IMG_3894

 

IMG_3907.JPG

IMG_3908IMG_3917

 

 

 

 

 

 

 

Hojaldre de queso con setas y romero

Recuerdo perfectamente el momento en que me inventé esta receta. Ya había visto lo del queso y hojaldre en algún blog. Era mi cumpleaños y me había encargado yo de hacer toda la comida, para 30 personas… Mi pequeño apartamento no está acostumbrado a tanta gente. Mi cocina es básicamente una barra larga que se abre a un pequeño comedor de madera, donde suelo trabajar. Tiene un jardín vertical de fondo y una lámpara con bombillas que caen del techo que hice yo misma, donde serví la cena.

Ese día los platos inundaban mi mesa de trabajo, y yo no habría llegado si no llega a ser porque tenía ayuda. La cena era a las 10 y yo salí de trabajar a las 8,30. Sí, has oído bien. Había ido cocinando a lo largo de los días y estaba casi todo hecho, pero faltaba emplatar (siendo cóctel os aseguro que no es poca cosa). Siempre he pensado que un post sobre “Como trabajar 12 horas diarias y dar una cena con éxito” sería un pelotazo… jajaja.

Ya estaba arreglada. Miré la comida, pensé que éramos 30 y me podría quedar corta (siempre lo pienso y al final sobra, pero yo me quedo más tranquila). Abrí la nevera, vi uno de los quesos camembert que no cabían en la tabla de quesos, setas shitake (que tengo casi siempre que hay, me encantan) y romero, que había comprado para decorar las cestas de pan. Tenía hojaldre guardado para hacer palmeritas. El horno estaba encendido a fuego suave (es donde dejo los pinchos calientes para sacarlos calentitos) así que decidí inventarme un plato más sobre la marcha y hacer la receta que os traigo hoy. Esta vez la hice para una cena en la terraza, como entrante, con un poco de ensalada con vinagreta de mostaza. De segundo hice un tartar de langostinos que espero subir muy pronto!

Ingredientes para cuatro personas

  • Una plancha de hojaldre redonda
  • Un queso camembert
  • Un puñado de setas (las mías eran shitake pero vale cualquier que nos guste)
  • 3 o 4 ramitas de romero
  • Un huevo para pintar

 

Preparación

  • Extendemos la plancha de hojaldre.
  • Ponemos el queso, las setas encima, junto con el romero.
  • Cerramos el hojaldre como en las fotos. Hay gente que le da la vuelta y lo hornea boca abajo.
  • Pintamos con huevo.
  • Introducimos en el horno a 180 grados hasta que se dore. La cocina a estas alturas olerá a gloria.
  • Cortamos y comemos.

¡Está de vicio!

IMG_2425

IMG_2426

IMG_2427

IMG_2429

FullSizeRender
Si no tenemos pincel podemos usar una cucharilla

 

IMG_2454

 

IMG_2458

IMG_2460

Hummus de remolacha con hierbabuena

Tenía muchas ganas de probar esta receta: es sana, fácil, resultona y muy veraniega. El toque de hierbabuena, junto con el sésamo y el aceite de oliva virgen le dan un punto estupendo. Muy cremosa y rica, perfecta para un aperitivo a cualquier hora.

Ingredientes para 4 personas

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 2 cucharadas de tahini (se puede encontrar en tiendas especializadas o herbolarios. Si no tenemos podemos usar sésamo tostado, cucharada y media)
  • 5 cucharadas de zumo de limón
  • Un diente pequeño de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Una remolacha pequeña cocida (unos 150-200 gr)
  • Hojas de hierbabuena frescas
  • Sal
  • Zanahorias o regañá para acompañar

Preparación

  1. Poner el limón, el tahini o sésamo, el aceite y el ajo pelado (quitándole la parte central para que no repita) en una batidora. Yo en mi caso utilicé una picadora, hasta que todo se haya mezclado y no se note el ajo.
  2. Añadimos la remolacha y los garbanzos, y seguimos batiendo hasta conseguir una pasta. Probamos y añadimos sal si es necesario.
  3. Picamos las hojitas de hierbabuena y disponemos el hummus en un plato hondo, con un buen choro de aceite de oliva virgen, semillas de sésamo y la hierbabuena picada.

¡Buenísimo!

IMG_2437.JPG

Es una receta adaptada de El Comidista 🙂