Lubina al horno con limón, ajo y vino blanco

Es una de mis recetas más básicas… de esas que hago en verano un par de veces a la semana. El otro día la hice en una cena y me pidieron que la subiera. Es tan fácil y clásica que tenía dudas pero allá va. Como le pilles el punto al pescado está para chuparse los dedos y encima es facilísimo…

Ingredientes para dos personas:

  • Una lubina salvaje de kilo y medio
  • 12-14 ajos pequeños
  • Un buen chorreón de aceite
  • Dos o tres limones

Preparación 

En la pescadería pedimos que nos limpien el pescado, especificando que nos quiten también una especie de bigotes (no sé cómo se llaman técnicamente, al final me entienden), que le da un sabor al pescado que no es tan bueno, como que lo agria.

Ponemos el pescado en una bandeja, le echamos sal gorda y pimienta molida, le hacemos 2 cortes a los lomos e introducimos una rodaja de limón en cada raja, y otras dos rodajas en el corte del centro del pescado (cuando lo limpian lo abren por la mitad). Añadimos 3 o 4 rodajas más en la bandeja.

Echamos en la bandeja los ajos con la piel (a los que le hacemos una rajita para que no salten en el horno, o un golpecito seco). Añadimos medio vasito de vino blanco y dos chorreones de aceite de oliva a lo largo de la bandeja.

Lo metemos todo al horno 20 minutos a 180 grados. La clave del pescado es cogerle el punto de cocción…si te pasas no será lo mismo. Es cuestión de práctica y de conocer tu horno! Si es la primera vez ya verás como a la tercera saldrá perfecto 😉

IMG_3990oilihkjhk

FullSizeRender.jpgl.jpg

 

Magret de pato con salsa de chalotas y oporto

¡Qué ganas tenía de preparar un buen magret de pato! He buscado muchas recetas y tenía esta guardada desde hace bastante tiempo, sin encontrar el momento para hacerla. Ayer llegué pronto a Madrid y me pareció el día perfecto… la terraza no puede estar más apetecible, han florecido todas las plantas… y cenar mientras se pone el sol con un vinito blanco y este pedazo de plato es algo que no puedo hacer muy a menudo.

Los que me seguís ya sabéis que intento hacer cosas fáciles y ricas, así que cuando vi esta receta pensé que era la receta de magret perfecta. La salsa está buenísima, tiene un toque de sabor dulce que le va muchísimo al magret, y es muy muy fácil de ejecutar. Un acierto seguro.

Ingredientes para dos personas

  • Un magret de pato (el mío de Supercor, pesaba 420 gramos).
  • Medio vaso de Oporto o un poquito más.
  • Una cucharadita no rebosante de vinagre balsámico.
  • Una cucharada de mermelada de frambuesa
  • 4 chalotas (cebollas pequeñas francesas)
  • Sal gorda.
  • Para el acompañamiento: mezclum de ensaladas y vinagreta de mostaza

IMG_1627.JPG

IMG_1629

Preparación

Empezamos cortando el magret por la parte de la grasa longitudinalmente, para hacer una especie de rombos, sin llegar a cortar la carne.

Ponemos el magret en una sartén sin aceite a fuego fuerte por la parte de la grasa, hasta que se dore bien. Damos la vuelta y hacemos por el otro lado 3 minutos (a mí me gusta bastante cruda la carne, así que la puse a 3 minutos a fuego fuerte por el lado no graso).

IMG_1630.JPG

Sacamos la carne y reservamos. Mientras se hace la carne cortamos las chalotas muy pequeñitas (las mías quedaron algo grandes para mi gusto). Pochamos con la grasa del magret en la misma sartén a fuego medio. Cuando estén pochas las chalotas añadimos el vino, el vinagre y dejamos reducir 5 minutos. A continuación añadimos la mermelada, y lo dejamos un par de minutos más.

Cortamos el magret en lonchas muy finas, servimos con un poco de sal gorda por encima y la salsa. Yo lo acompañé con una ensalada verde con vinagreta de mostaza, pero unas patatas también le van genial.

El punto de la carne me encantó, pero la próxima vez voy a dejar reducir menos la salsa, para que sea algo más líquida. También podríamos añadir un poco de caldo de pollo si se reduce demasiado, pero a mí me gustó tal cual.

De sabor la salsa estaba espectacular, y la carne en su punto. Con las chalotas más pequeñitas y menos tiempo de reducción -yo me pasé- es un plato 10!

IMG_1633.JPG

IMG_1638.JPG

IMG_1641.JPG

 

 

 

Lomos de salmón con lima y cilantro

Esta receta lo tiene todo: es sana, fácil y sabrosa. Y es que con el calor, las terrazas y la playa también llega la temida operación bikini. No os voy a mentir: yo también estoy metida en el ajo, y van 3 kilos perdidos en 4 semanas, que no está nada mal…

Así que os podéis imaginar que mis cenas últimamente son de lo más sanas… Aburrida del filete a la plancha, pero queriendo cenar proteína, no queda otra que experimentar con hierbas aromáticas y sabores distintos.

Innovando con lo que tenía en casa (limas de una tarta de lima y galleta que hice para un cumple), cilantro (que usé para mis famosos langostinos al curry) y puerro (que uso para todo), me dio por hacer unos lomos de salmón con lima. Le añadí ralladura porque le da un aroma especial.

No tenía pensado subirlo pero quedó TAN rico (he repetido ya dos veces) que pensé que sería buena idea compartirlo. Los que me seguís en Instagram ya sabéis que hago muchas recetas sobre la marcha y no las subo todas… pero esta me ha encantado y pensé que merecía un post.

Ingredientes (para dos personas si le pones acompañamiento o una si no le pones nada más).

  • Dos lomos de salmón.
  • Un puerro
  • Una lima
  • Un puñado de cilantro fresco

Preparación

  • Salpimentamos los lomos.
  • Ponemos un chorrito de aceite en la sartén (no mucho, el salmón es bastante graso).
  • Ponemos los lomos (a mí me gustan jugosos por dentro, así que los hago un par de minutos por cada lado para que queden un pelín crudos).
  • Cuando le damos la vuelta al lomo de salmón echamos el puerro cortado finito.
  • Añadimos la ralladura (finita) de media lima, y un chorreoncito de lima por encima. Ojo con la lima que tiene un sabor muy fuerte y puede matarnos el pescado. Es mejor poner poco y probar (y si queremos seguir añadiendo).
  • Una vez que esté doradito, emplatamos y añadimos el cilantro por encima.

Yo intenté emplatarlo en plan bien y esto fue lo que salió! Jaja una lo hace como puede. Eso sí, estaba muy muy rico… con un vinito blanco frío ya ni te cuento.

IMG_1151.JPG

Pizza light

Sí. Todo lo light que una pizza puede ser. Porque he visto otras versiones de esta pizza light, con verduras o pollo, pero ¿qué es realmente una pizza sin queso? Para eso me lo preparo en wok y nos dejamos de fantasías.

Esta pizza “light” fue uno de los triunfadores de la semana pasada, y pensé que se merecía un post individual. Hacía tiempo que quería hacerla, y me ha costado encontrar una receta en la que la masa quedase crujiente. Ha sido genial comer pizza sin ningún tipo de remordimiento. Está súper rica, reduce los hidratos de carbono y es sana. El secreto está en que la base está hecha de coliflor. Entre los asistentes al experimiento había un par escépticos a la coliflor y repitieron. No digo más.

Ingredientes para 4 personas

1 coliflor pequeña o media grande

1 huevo y una clara

100gr de queso mozzarella rallado light

Salsa de tomate

Jamón york

Orégano molido

Queso rallado light

Champiñones laminados.

Papel vegetal de horno

Preparación (fotos abajo)

Precalentamos el horno a 180º.

Quitamos la parte verde a la coliflor, la troceamos un poco y la rallamos con un rayador grande. Una vez rallada la metemos en el micro 8 minutos a máxima potencia.

Al sacar, mezclamos con la mozzarella rallada y el huevo hasta que se integre.

En la bandeja del horno colocar una lámina de papel vegetal, y formamos una base redonda o rectangular, dándole forma a la coliflor. Es importante que quede finita. (Yo usé papel de plata porque no tenía otra cosa y se quedó pegada, así que NO lo recomiendo).

Introducimos en el horno unos 20 minutos, y sacamos cuando se haya dorado. Para que se quede crujiente recomiendo dejar otros 10 minutos con calor solo abajo.

La sacamos y dejamos enfriar unos minutos, colocamos el tomate, el queso rallado light, el jamón york, champiñones y orégano.

Hornear diez minutos aproximadamente para que se termine de cocinar a la misma temperatura que lo teníamos 180º.

Sacar del horno y con cuidado quitar el papel vegetal, si hace falta ayudarse de una pala o espumadera. La partimos y ¡a comer!

IMG_6560
Antes del horno

 

IMG_6565

IMG_6566

Es una versión más light de la pizza sin llegar a ser de dieta en el sentido estricto de la palabra. Pero estaba DE MUERTE!

Carne a la sal

Sana, fácil y sabrosa. Así es esta receta que probamos el fin de semana pasado. Yo la hice con carne de cerdo, pero podéis probar con ternera también. La carne se queda en su punto, no engorda nada y puedes acompañarla de cualquier salsa. Yo preparé una muy ligera de manzana y cebolleta, sin mantequilla ni aceite, y quedó genial.

Ingredientes para 4 personas

800 gramos de cinta de lomo ibérica (es más cara pero está más rica)

Sal gorda (unos 3 kilos)

Preparación

  • Ponemos una capa de sal gordita en una bandeja de horno en la que quepa nuestra pieza holgadamente.
  • Ponemos encima la cinta de lomo.
  • Tapamos con más sal. El único problema que podemos tener al hacer esta receta (tan increíblemente fácil) es que no lleguemos a taparlo entero correctamente. Es decir, la carne tiene que estar tapada por una capa de sal gorda como la de la foto, pues esta capa es la que facilita la cocción.
  • Cubierta de sal lo metemos todo en el horno unos 45 minutos a 180 grados. Si es tu primera carne a la sal dependerá un poco del horno, es ir cogiendo el truco. También varían los tiempos en función de lo que pese la pieza.

IMG_5759

IMG_5761

IMG_5760

Para acompañarlo quería una salsa light que estuviese rica, así que preparé una que llevaba dos manzanas Golden (me parecen las más dulces) y una cebolleta y media. Corté todo en trocitos y lo metí en el microondas. Cuando estaba blando (unos 5 minutos) lo saqué y pasé por la batidora. ¡Estaba buenísimo! Los que me leéis a menudo ya sabéis que busco cosas fáciles y rápidas que estén buenas, a lo que ahora he sumado que sean también ligeras.

Mi foto de cena del día siguiente es tremenda pero la subo para que veais como quedó (lo acompañé con un tomate aliñado):

IMG_5866

Otra opción de no-régimen podría ser otra salsa con manzana reineta, un par de cucharadas de mantequilla, y otro par de azúcar moreno, con el mismo mecanismo del micro y batidora. Está buenísimo también!

 

Tándem by Triciclo

Ayer fue el perfecto día de domingo. Quedé con unos amigos a comer en un sitio que me apetecía mucho conocer: Tándem. Es el hermano pequeño de uno de mis restaurantes preferidos, Triciclo. Había bastante expectación y no defraudó. 

Me levanté tarde, desayuné bien, hice algo de deporte, me di una ducha caliente, puse un buen abrigo, y cogí la bici hasta la zona de huertas, donde está Tándem.

Me encantó el local, pequeño y con encanto. Cristaleras a la calle, mesa larga de madera vieja, una vajilla bonita y una mesa sencilla. Encantadores los camareros y una carta bastante extensa. La podéis consultar aquí.

De picoteo pedimos mortadela trufada con foccacia, croquetas, burrata affumicata con tomate negro y albahaca y finalmente salmón marinado con pan sardo. De segundo steak tartar con huevo de codorniz (algo cocinado), el ceviche (muy rico), el bocadillo chino que estaba de llorar de bueno (panecillo al vapor con costillas de cerdo, pepino, cebolleta y hierbas), y la quesadilla de huitaloche, cebolla confitada, champiñones y panceta, que también estaba buenísima.

IMG_3774

IMG_3787

IMG_3792

IMG_3793

Pedimos un vino tinto de Madrid que nos encantó, Navaherreros 2012, muy mineral y que entraba de maravilla.

 IMG_3788

En definitiva, un sitio desenfadado y agradable, con encanto. Comida de mercado, trabajada pero sin pretensiones. Reservé a través de su web y me pareció muy práctico la verdad. Os dejo el link aquí

Tándem

Dirección: Calle Sta. María, 39, 28014 Madrid

Teléfono: 910 16 80 67

Precio medio: 30€ persona con vino y dos platos.