Un restaurante chino lleno de chinos

Kung Fu me llamó la atención por varias cosas. La primera fue la decoración, catalogado por Traveller como uno de los restaurantes mejor decorados. Para los chinos a los que estoy acostumbrada claramente lo es. Su comedor es moderno, divertido y cálido. La segunda cosa que me llamó la atención fue la comida, con una materia prima seleccionada y una presentación distinta. Y la tercera fue que todos los comensales que había cuando llegamos eran chinos.

IMG_7912.JPG

img_7894

IMG_7901.JPG

Están especializados en comida china de la zona de Guizhou, una región del sur de China. Tienen bastante variedad (carne, pescado, verduras), y lo que pedimos era picante pero no en exceso. Fuimos a cenar un domingo algo antes de las 9 (igual por eso había tantos chinos). Entramos por casualidad y luego me enteré de que estaba en varias listas de los mejores chinos de Madrid.

De primero pedimos una ensalada, muy fresquita, con un aliño muy apetecible y bien de cilatro:

IMG_7902.JPG

De segundo una lubina estilo Quian, muy popular en la zona de Guizhou. Estaba realmente bueno, es una de las especialidades que te recomiendan. Lleva menta, ajo y chile seco en polvo. Lo muelen y echan sobre el pesacado frito dorado, y cubierto en su propia salsa. Se queda crujiente por fuera y tierno por dentro. Quitan la espina y lo sirven como en trozos enrollados que puedes arrancar con los palillos. Buenísimo…

IMG_7907.JPG

Pedimos otra de las especialidades, pollo al estilo Ganguo, muy rico, más picante que el anterior pero en su medida, con verduras crujientes y una salsa muy rica por debajo. Te lo sirven en un recipiente con velas para que siga caliente. Leí que es uno de los platos más populares, y que las familias solían reunirse alrededor de un pequeño agujero en el centro de la cocina en el que había carbón, y sobre el que ponían la cazuela de hierro para cocinarlo.

img_7904

De precio 30-35€ persona con vino.

Me gustó. Repetiré.

Dirección: Calle de la Luna, 12, 28004 Madrid

Nakeima

Me habían hablado mucho de Nakeima. Y sé que este post llega con retraso –seguramente los que estéis al día de los sitios nuevos en Madrid habréis estado varias veces- pero me gustó tanto que no podía dejar de subirlo.

Hace unos años ya me hablaba de él un amigo “Es un antiguo local de kebabs, solo tiene unas mesas altas donde no cabe nadie e improvisan con la comida, pero está todo buenísimo… tienes que ir”. Bueno, he tardado 3 años en ir pero ha merecido la pena.

Situado en el barrio de Arguelles, el local solo admite 20 comensales a medio día y otros 20 por la noche. No admite reservas, toca hacer cola. Y más te vale llegar temprano o seguramente los 20 huecos estén llenos para entonces. Abren a las 21h. Yo fui a las 20.30 y nos quedamos con los dos últimos huecos que había libres. Te apuntan en una lista y te mandan a tomarte una cerveza por la zona hasta las 21h que vuelven a abrir. Tienen una barra larga donde te atiende un camarero por el que te dejas guiar, y que te va trayendo cosas en función del hambre que vayas teniendo. Nos pusimos hasta arriba… qué rico estaba todo…

No hay carta (o yo al menos no la vi). Te van ofreciendo cosas. Había leído que el ticket medio es de 35-40€, pero es que en nuestro caso fue a lo bestia. Pedimos toda la carta y dos botellas de vino, y eso que éramos dos (no digo más). Pagamos 80€ por persona.. pero no creo que no pueda subir mucho más de eso.

Os prometo que intenté retener todos los nombres pero fue imposible. Ahí van las fotos y alguna descripción. Me encantó todo salvo el cóctel de gambas.

img_1185

img_1186

img_1187

img_1190

img_1191

img_1192
Dumplings de changurro con picante coreano y crujiente de cerdo

img_1193

img_1194
Bao de pollo y carabineros con shichimi togarashi (chile de 7 sabores)
img_1210
Dorada con wasabi natural y ralladura de lima

img_1198

img_1203

img_1209
Niguiri de gamba
img_1208
Niguiri de ibérico con pico de gallo, muy rico
img_1197
Cóctel de gambas. Lo que menos me gustó… no repetiría
img_1211
Su famoso “Hannibal Lecter”, de solomillo con sal gorda. Buenísimo.

img_1216

img_1220
Ramen seco. Buenísimo.

img_1219

img_1224
Esto no me acuerdo lo que era pero estaba de locos

Un 10. Probablemente de las mejores cenas que he disfrutado últimamente… además celebrábamos un cumpleaños y los camareros nos invitaron a champán, sacaron una vela y cantó medio restaurante. Bastante memorable.

En definitiva, mucha calidad en el producto, innovación, buena mezcla de sabores y muy buen rollo. Deseando volver a repetir.

Calle de Meléndez Valdés, 54, 28015 Madrid

La boda de mi hermana

Sé que no suelo publicar bodas (y que igual a algún lector no le interesa demasiado) pero tenía muchísimas ganas de compartir este momento. Solo tengo una hermana de sangre, así que os podéis imaginar que fue para mí un momento único. Marta se casó con Nick el pasado junio y fue una boda de campo muy relajada, espontánea, natural, divertida y llena de anécdotas.

Se casaron en El Patrón, una finca que tiene parte de mi familia cerca de Palmones (entre Sotogrande y Algeciras). Tiene un cortijo espectacular y un merendero abajo, con mesas fijas cubiertas de árboles, que dan una sombra muy agradable. Nos encargamos nosotras de absolutamente toda la decoración y la organización (más bien mi madre, que es muy artista).

El catering lo sirvió P&B, de Sevilla, y estuvo francamente bien. Ya se ocupó de la boda de mi otro hermano y nos gustó mucho. El vestido de novia costó encontrarlo, pero finalmente dimos con Otaduy, una firma que tiene vestidos sencillos y algo alternativos, que además están genial de precio. Fui a todas las pruebas y fue bonito ver cómo se lo hacían de cero.

marta_nick_0001-x2

marta_nick_0013
Entrada a la finca
marta_nick_0027
Las mesas sin iluminar, con flores del jardín de casa

Del maquillaje se encargó Macu (696 78 16 71), encargada de la zona de Mac, encantadora, dio en el clavo. De la fotografía María Benítez. Me ha encantado el resultado final de las fotos, muy naturales y con una luz preciosa. Mi hermana no quería nada clásico, ni fotografías de grupo, ni tacones (llevó unas cómodas alpargatas de Castañer).

Fue una ceremonia civil en una zona del merendero de abajo de la finca, en la que montamos una pequeña pérgola con sillas alrededor para la ceremona. Como Nick es inglés y no habla español, me tocó a mí traducir simultáneamente todo el acto, fue emocionante estar allí delante participando en un día tan especial.

Mi hermana encargó el ramo y la corona de flores en una tienda de Madrid. Pero cuando vio la corona (y eso fue a la una de la tarde del mismo día de su boda) nos entró un ataque de risa de lo grande que era. Parecía un florero. Así que me puse manos a la obra y le hice la corona yo. Partiendo de una diadema vieja de carey de mi madre, la fui envolviendo en rafia y poniendo flores de jazmín, nardos, paniculata y algo de verde. Nos encantó el resultado, con flores naturales que además olían genial. Estaba guapísima.

marta_nick_0117

marta_nick_0121
Nos cambiamos juntas en el cortijo, en una de las estancias que decoró mi madre para la ocasión
marta_nick_0314
Yo misma arreglando los últimos detalles del vestido.

marta_nick_0312

marta_nick_0343
¿Cómo me quedó de bien la corona? Estaba guapísima y olía fenomenal
marta_nick_0360
La espalda del vestido me encanta

marta_nick_0382

marta_nick_0435
Mi foto preferida, antes de salir, atardeciendo. Yo llevaba los anillos y los perdí dos veces de los nervios…

Marta_Nick_0434.jpg

Marta_Nick_0282.jpg

marta_nick_0464-x2

marta_nick_0485-x2
Este es Nick!
marta_nick_0483-x3
Entrando con mi padre

marta_nick_0537-x2

marta_nick_0514-x2

marta_nick_0562-x2

marta_nick_0554-x2
Miradas que lo dicen todo 🙂

marta_nick_0801-x2

Marta_Nick_0825-X2.jpg

marta_nick_0870-x2

marta_nick_0892-x2

 marta_nick_1013-x2

marta_nick_1075-x2

marta_nick_1099-x2

marta_nick_1058-x2

mama y yo.png
Con mi madre 🙂

marta_nick_1262

marta_nick_1340-x2

marta_nick_1452-x2

marta_nick_1345-x2

Fue una boda en familia, divertida y relajada. Con unos  unos novios espectaculares y un entorno único. Habría subido como 20 fotos más de lo que disfruté el momento. Desde aquí un beso enorme a los recién casados! Gracias por las fotos!

Crema fría de espárragos

Ver para creer. Eso debieron pensar mis amigas el otro día cuando les conté lo que llevaba esta receta insultantemente fácil. Es sana, súper rica y se hace en 5 minutos. Muy de A mesa puesta, ¿o no?

Ingredientes para 2-3 personas

  • Un bote de espárragos blancos extra con su jugo (el mío tenía 7 espárragos aprox).
  • Un huevo duro
  • Aceite de oliva

Preparación

  • Echamos el bote de espárragos blancos con su líquido en una batidora. Añadimos el huevo y batimos. Añadimos un chorreón de aceite (yo conté hasta 4 no muy lento), aunque va al gusto.

FIN

img_6957

unnamed-1

La crema queda sueltecita, muy ligera. Yo lo serví con un chorreón de aceite, pimienta y cebollino. Súper fresquita y depurativa.

¿A que es fácil? No sabéis como está… no le pongáis sal, está perfecta así. Tampoco hizo falta colarla ni pasarla por un chino.

Desde aquí gracias a mi amiga Teresa y a su suegra (una cocinera de primera) por pasármela. Tengo en casa espárragos y lo pienso repetir para cenar hoy… 🙂

Un abrazo,

Paula

PD: Vais a tener que disculparme, estoy escribiendo muy poco últimamente, pero tengo muchas cosas en el tintero. Prometo publicar pronto muchos sitios nuevos y recetas fáciles y ricas, de las que nos gustan.

 

Askua Barra

Hace unos días estuve en Askua Barra, el restaurante que los hermanos Jorge y Nacho han traído a Madrid desde Valencia. El local, en la zona de sol, me gustó. De líneas sencillas y limpias, consiguen dejarle el protagonismo a los platos.

IMG_5526.JPG

IMG_5504IMG_5505

Me gustó todo lo que probamos. Los productos son de calidad y se nota. Empezamos con un aperitivo de buñuelo de bacalao bastante rico y un vinito blanco que estaba bien frío (y lo que se agradece).

Seguimos con la ensaladilla, bastante buena aunque nada especial. El panecillo de arriba crujiente y delicado acompañaba bien.

 IMG_5509

Seguimos con las croquetas. MUY ricas… bien fritas, con una capa crujiente especial. Probamos la de pollo, curry y rabo de toro, y -aunque es verdad que el curry predominaba sobre el resto de los sabores- tenía un fondo muy conseguido. Me quedé con ganas de probar la de Idiazábal.

 FullSizeRender.jpg

El tomate de los mejores que he probado, con mucho sabor y en su punto, bien aliñado. La ventresca que llevaba encima no acabó de agradarnos, muy salada y algo dura, pero el tomate merece la pena.

IMG_5515.JPG

Las bravas espectaculares, con una mezcla de salsas y la patata bien crujiente, nada blanda ni humedecida por las salsas. Primero te presentan el plato y se lo llevan para remover bien. De nuevo la fritura muy conseguida.

IMG_5516.JPG

Muy buenas también las sardinas ahumadas con manzana e hinojo

 IMG_5511.JPG

El pincho de steak tartar muy sabroso, con el punto de picante perfecto y una carne de calidad… además de la alegría que da encontrarse patatas fritas entre la carne y el pan. Hubiese pedido otro de cabeza…

 IMG_5524.JPG

Y finalmente las mollejas a la parrilla con judías con mostaza y menta, muy conseguidas también, al estilo más castizo.

 IMG_5522.JPG

En definitiva me gustó todo. 35€ por persona con vino y tanta variedad me pareció un precio más que razonable… Volvería a pedir cada plato de nuevo. Igual quitando la ensaladilla para probar alguna chuleta o las cocochas.

Se agradece poder pedir medias raciones. Original el detalle de informar sobre los proveedores de cada cosa. Las carnes son de Luismi Garayar, uno de los mejores proveedores de España. Me quedé con ganas de una carne a la brasa. Tendré que volver. Muy pronto.

Dirección: Calle de Arlaban, 7, 28014 Madrid

Lubina al horno con limón, ajo y vino blanco

Es una de mis recetas más básicas… de esas que hago en verano un par de veces a la semana. El otro día la hice en una cena y me pidieron que la subiera. Es tan fácil y clásica que tenía dudas pero allá va. Como le pilles el punto al pescado está para chuparse los dedos y encima es facilísimo…

Ingredientes para dos personas:

  • Una lubina salvaje de kilo y medio
  • 12-14 ajos pequeños
  • Un buen chorreón de aceite
  • Dos o tres limones

Preparación 

En la pescadería pedimos que nos limpien el pescado, especificando que nos quiten también una especie de bigotes (no sé cómo se llaman técnicamente, al final me entienden), que le da un sabor al pescado que no es tan bueno, como que lo agria.

Ponemos el pescado en una bandeja, le echamos sal gorda y pimienta molida, le hacemos 2 cortes a los lomos e introducimos una rodaja de limón en cada raja, y otras dos rodajas en el corte del centro del pescado (cuando lo limpian lo abren por la mitad). Añadimos 3 o 4 rodajas más en la bandeja.

Echamos en la bandeja los ajos con la piel (a los que le hacemos una rajita para que no salten en el horno, o un golpecito seco). Añadimos medio vasito de vino blanco y dos chorreones de aceite de oliva a lo largo de la bandeja.

Lo metemos todo al horno 20 minutos a 180 grados. La clave del pescado es cogerle el punto de cocción…si te pasas no será lo mismo. Es cuestión de práctica y de conocer tu horno! Si es la primera vez ya verás como a la tercera saldrá perfecto 😉

IMG_3990oilihkjhk

FullSizeRender.jpgl.jpg

 

Limonada de pepino y hierbabuena

Bueno… han sido 3 semanas de trabajo extremadamente intenso… con el tiempo justo para comer y dormir, pero ya estoy recuperada, y vuelvo al blog con una receta muy fresquita y apetecible.

Llevo algo menos de una semana de vacaciones y he hecho esta limonada todos los días. Me la descubrió mi madre, y la verdad es que es súper sana, se puede tomar a todas horas y es muy fácil de hacer. He leído que el agua de limón y pepino es depurativa y diurética, y ayuda a elimar toxinas. Yo en realidad lo preparo porque está buenísima y no engorda nada!

Vamos allá con la receta!

Ingredientes

  • Un pepino y medio
  • Un limón más otro para decorar
  • Una cucharadita de Stevia
  • Medio litro de agua
  • Una ramita de hierbabuena

Preparación

  • Lavamos los pepinos y limones muy bien.
  • Pelamos un pepino, lo cortamos en trozos grandes y lo metemos en el vaso de la batidora. Añadimos el zumo de un limón (algo menos de medio vasito), una cucharadita de stevia, y un gran vaso de agua, hasta cubrir los pepinos. Batimos.
  • Pasamos nuestro puré de pepino por un colador y vamos añadiendo agua a medida que seguimos removiendo.Nuestra mezcla colada deberá ser como un agua verdosa. Lo probamos y rectificamos. A mí me gusta que sepa como a limonada, pero hay gente que le gusta más dulce o más suave. Podemos ir añadiendo agua o stevia, según nos apetezca.
  • Cortamos el otro medio pepino, una vez pelado, en rodajas, y lo metemos en una jarra transparente. Cortamos el otro limón en rodajas con la piel, para decorar. Introducimos también en la jarra la hierbabuena. Vertemos nuestra limonada en la jarra y dejamos enfriar. Si queremos consumirlo en el momento podemos añadirle unos hielos.

IMG_3893

IMG_3894

 

IMG_3907.JPG

IMG_3908IMG_3917

 

 

 

 

 

 

 

Hojaldre de queso con setas y romero

Recuerdo perfectamente el momento en que me inventé esta receta. Ya había visto lo del queso y hojaldre en algún blog. Era mi cumpleaños y me había encargado yo de hacer toda la comida, para 30 personas… Mi pequeño apartamento no está acostumbrado a tanta gente. Mi cocina es básicamente una barra larga que se abre a un pequeño comedor de madera, donde suelo trabajar. Tiene un jardín vertical de fondo y una lámpara con bombillas que caen del techo que hice yo misma, donde serví la cena.

Ese día los platos inundaban mi mesa de trabajo, y yo no habría llegado si no llega a ser porque tenía ayuda. La cena era a las 10 y yo salí de trabajar a las 8,30. Sí, has oído bien. Había ido cocinando a lo largo de los días y estaba casi todo hecho, pero faltaba emplatar (siendo cóctel os aseguro que no es poca cosa). Siempre he pensado que un post sobre “Como trabajar 12 horas diarias y dar una cena con éxito” sería un pelotazo… jajaja.

Ya estaba arreglada. Miré la comida, pensé que éramos 30 y me podría quedar corta (siempre lo pienso y al final sobra, pero yo me quedo más tranquila). Abrí la nevera, vi uno de los quesos camembert que no cabían en la tabla de quesos, setas shitake (que tengo casi siempre que hay, me encantan) y romero, que había comprado para decorar las cestas de pan. Tenía hojaldre guardado para hacer palmeritas. El horno estaba encendido a fuego suave (es donde dejo los pinchos calientes para sacarlos calentitos) así que decidí inventarme un plato más sobre la marcha y hacer la receta que os traigo hoy. Esta vez la hice para una cena en la terraza, como entrante, con un poco de ensalada con vinagreta de mostaza. De segundo hice un tartar de langostinos que espero subir muy pronto!

Ingredientes para cuatro personas

  • Una plancha de hojaldre redonda
  • Un queso camembert
  • Un puñado de setas (las mías eran shitake pero vale cualquier que nos guste)
  • 3 o 4 ramitas de romero
  • Un huevo para pintar

 

Preparación

  • Extendemos la plancha de hojaldre.
  • Ponemos el queso, las setas encima, junto con el romero.
  • Cerramos el hojaldre como en las fotos. Hay gente que le da la vuelta y lo hornea boca abajo.
  • Pintamos con huevo.
  • Introducimos en el horno a 180 grados hasta que se dore. La cocina a estas alturas olerá a gloria.
  • Cortamos y comemos.

¡Está de vicio!

IMG_2425

IMG_2426

IMG_2427

IMG_2429

FullSizeRender
Si no tenemos pincel podemos usar una cucharilla

 

IMG_2454

 

IMG_2458

IMG_2460

Hummus de remolacha con hierbabuena

Tenía muchas ganas de probar esta receta: es sana, fácil, resultona y muy veraniega. El toque de hierbabuena, junto con el sésamo y el aceite de oliva virgen le dan un punto estupendo. Muy cremosa y rica, perfecta para un aperitivo a cualquier hora.

Ingredientes para 4 personas

  • 400 g de garbanzos cocidos
  • 2 cucharadas de tahini (se puede encontrar en tiendas especializadas o herbolarios. Si no tenemos podemos usar sésamo tostado, cucharada y media)
  • 5 cucharadas de zumo de limón
  • Un diente pequeño de ajo
  • 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • Una remolacha pequeña cocida (unos 150-200 gr)
  • Hojas de hierbabuena frescas
  • Sal
  • Zanahorias o regañá para acompañar

Preparación

  1. Poner el limón, el tahini o sésamo, el aceite y el ajo pelado (quitándole la parte central para que no repita) en una batidora. Yo en mi caso utilicé una picadora, hasta que todo se haya mezclado y no se note el ajo.
  2. Añadimos la remolacha y los garbanzos, y seguimos batiendo hasta conseguir una pasta. Probamos y añadimos sal si es necesario.
  3. Picamos las hojitas de hierbabuena y disponemos el hummus en un plato hondo, con un buen choro de aceite de oliva virgen, semillas de sésamo y la hierbabuena picada.

¡Buenísimo!

IMG_2437.JPG

Es una receta adaptada de El Comidista 🙂

 

 

DESTINO: Costa Brava

Qué gran destino. Pueblos de piedra de ensueño, calas escondidas de aguas cristalinas y una gastronomía sobresaliente. En junio las playas aún no están abarrotadas, se puede comer en los chiringuitos sin el calor asfixiante de agosto y descansar merecidamente antes del empujón final del verano.

Por si lo anterior fuera poco, tuvimos la suerte de encontrar hueco en el hotel Les Hamaques, en Viladamat, Gerona, a 90 minutos en coche del aeropuerto de Barcelona, un pequeño pueblo cerca de Sant Martí d’Espúries (Tel. +34 972788458, info@leshamaques.com). Es un hotel pequeño y encantador, con mucho estilo, que regenta una familia que te hace sentir como en casa.

casa1[1]

casa2[1]

02_glicina

Tiene muy pocas habitaciones, pero son todas tan bonitas que no sabría con cual quedarme…

Llegamos tarde, y tras un baño casi anocheciendo en la piscina, ducha y a cenar. Nos recomendaron un sitio cerca del hotel, Pera Batlla. Un antiguo molino francamente encantador. Platos que combinaban mar y montaña, con una cocina de mercado. Tenía un cenador con bombillas sobre una parra, y mesas dando a un pantano. El sonido del agua, un vino blanco bien frío y un poco de sepia culminaron una noche perfecta.

IMG_9808.JPG

A la mañana siguiente fuimos a la playa de Portisol. Tras un merecido chapuzón, subimos a comer al Hostal Empuries, precioso, con un ventanal enorme que da al mar. Comida mediterránea de autor, muy cuidada, con exquisita presentación y preocupación por el producto, en su mayoría local y ecológica.

hostal-spa-empuries-gallery47_-hostal-spa-empuries_costa-brava_restaurant-villa-teresita-2

hostal-spa-empuries-gallery11_-hostal-spa-empuries_costa-brava_0017

hostal-spa-empuries-gallerysepia_b

Al día siguiente visita a Peratallada, un pueblo medieval que se ha mantenido casi intacto, en el que es una gozada pasear y perderse.

peratallada

fotos-costa-brava-peratallada-008

Tras el paseo, pusimos rumbo a la playa de Canadell. Estaba bastante llena al ser la playa del pueblecito, pero es cómodo si lo que pretendes es comerte un arroz en el restaurante Tragamar, del grupo Tragaluz. Hay pescados, ensaladas y algo de marisco pero nos decidimos por un arroz con bogavante buenísimo!

07_tragamar11_tragamar_calella%20204_sardinas_brasa_tragamar_Restaurant05_terraza%20tragamar%20pizarra

FullSizeRender.jpg

Tras este pedazo de plato fue francamente difícil pensar en volver a Madrid… En todo caso, os aconsejo salir con tiempo de vuelta a Barcelona porque el domingo hay bastante tráfico… yo casi pierdo el AVE!