Penne a la puttanesca

El sabor resultado de esta receta es simplemente espectacular. No tiene dificultad alguna: meterlo todo en una olla y dejarlo a fuego lento dos horas.

La receta me la pasó mi padrastro, y es de esas que voy a guardar para toda la vida. Brutal de buena. Y mira que a mi eso del atún con tomate no me encanta. Pues se sale de mojar pan, pero de verdad. Y aunque me de algo de pena revelar esta receta de casa, allá va:

Ingredientes para unas 8 personas

  • 2 cebollas
  • 4 chalotas (cebollitas pequeñas francesas)
  • 3 botes de bonito (si puede ser bueno mejor, de esos que vienen en tarros de cristal. Yo compré el de Ortiz)
  • 3 dientes de ajo
  • 4 botes anchoas
  • 3 botes tomate triturado Cidacos
  • 3 cucharadas azúcar moreno
  • 3 botes alcaparras
  • perejil
  • 5 clavos
  • 2 palos vainilla
  • una cucharadita de canela en polvo
  • pimienta cayena (va al gusto, yo le pongo bastante, como una cucharadita rasa porque me gusta picante, pero os aconsejo echarle y luego corregir una vez acabada)
  • un par de chiles
  • vino blanco
  • 2 botes de aceitunas negras sin hueso
  • 2 o 3 hojas de laurel

Ejecución

Cortamos la cebolla, las chalotas y el ajo y lo ponemos en el fuego sobre una sartén a la que habremos echado el aceite de dos de los botes del atún.

Sin esperar a que se haga, añadimos el resto de ingredientes: aceitunas negras, las alcaparras (y el líquido de uno de los botes de alcaparras), el atún tal cual (en trozos grandes), los palos de vainilla, las hojas de laurel, la cucharadita de canela, la cayena, los chiles, las aceitunas negras, el tomate, el azúcar moreno y el chorreón de vino blanco.

Lo dejamos a fuego lento-medio durante 2 horas hasta que espese, y echamos el perejil picado al final. Hacemos los macarrones siguiendo indicaciones del fabricante y servimos.

kkk

nnn

ooooo

ks

ooo
Esta pinta tiene antes de cocinarse dos o tres horas

20151024_140529

Nota para todo aquel al que no le gusten las anchoas como a mi: se deshacen y no se notan.

Sé que son muchos ingredientes, y que son dos o tres horas de cocción pero cuando lo probéis entenderéis lo que os digo. Yo lo hago por la mañana y lo dejo haciendo mientras me voy a hacer recados. Cuando vuelvo la casa huele a gloria y entonces bendigo el momento en que decidí ponerme a cortar cebolla.

Si sois menos puedes congelar lo que sobre en paquetes de dos personas para la próxima vez que te apetezca.

Si os animáis ya sabéis, me encantaría ver vuestras fotos en Facebook y/o comentarios de cualquier tipo. Probad, va veréis qué rico…

Solomillo con verduras y arroz salvaje en 10 minutos

Esta es una receta muy rica y muy fácil, con un toque asiático, de esas que hago cuando llego a las tantas a casa y tengo hambre de algo que no sea lo de siempre. El truco es utilizar ingredientes preparados. Veamos:

Ingredientes para dos personas

Arroz salvaje basmati para micro

Dos/tres solomillos

Verduras Florette para micro

Salsa teriyaki y salsa de soja

IMG_1526

Ejecución

  • Metemos las verduras en el micro. Las de Florette son 5 minutos sin abrir la bolsa.
  • Mientras se hacen las verduras cortamos la carne en tiras.

IMG_1528

  • Sacamos la bolsa de verduras y las ponemos en la sartén con un poco de aceite.

IMG_1527

  • Echamos la carne hasta que se haga un poco (va en gustos, yo la prefiero poco hecha).

IMG_1529

  • Una vez hecha la carne ponemos un buen chorreón de salsa teriyaki y uno pequeño de soja, dejamos unos minutos para que absorba.

IMG_1530

  • Lo servimos junto con el arroz y ¡a cenar! Está BUENÍSMO!

IMG_1535

Tarta fina de ciruelas

Después de probar esta receta la hice dos días seguidos… de lo buena que estaba y lo fácil que fue. La tarta resultó ligera y sana, muy frutal, con un toque entre ácido y dulce buenísimo. No quedó ni una miga…

Le debo la receta a mi amigo Manu, del que ya os hablaré otro día (tiene un gastro-pub francés que os va a encantar). El caso es que me pasa un montón de recetas francesas, fáciles y ricas como esta.

Ingredientes

Masa de hojaldre redonda

Ciruelas moradas

Azúcar moreno

Mantequilla

Molde desmoldable (si no tienes molde desmoldable puedes hacerlo en una fuente de cristal y servirlo tal cual, quedará igual de bien).

kpog IMG_1653

Ejecución

  • Precalentamos el horno a 180 grados.
  • Ponemos la masa de hojaldre sobre el molde y la pinchamos con un tenedor (pincharla evitará que se infle demasiado en el horno).
  • Lavamos las ciruelas y las cortamos en cuartos, quitando el hueso y dejando la piel.
  • Colocamos las ciruelas sobre el hojaldre (yo puse algunas para arriba y otras para abajo por un tema estético).

IMG_1654

  • Echamos azúcar moreno por encima.

IMG_1655

  • Ponemos unas lascas finas de mantequilla distribuidas por toda la tarta.

IMG_1656

  • La metemos al horno entre 40-60 minutos (cuando veamos que el hojaldre está bastante doradito).

No os preocupéis si veis que el contenido de la tarta está líquido. Se crea como una especie de mermelada que luego cuaja cuando se enfría un poco.

Después de probarla un par de veces como mejor está es templadita con una bola de helado de vainilla… Mmmm qué rico!!!

20151012_125307

20151012_125329

20151012_125323

FullSizeRenlder

Compré las ciruelas en El Huerto de Lucas, un mercado de comida ecológica donde puedes hacer la compra y tomarte algo en su patio interior (además incluye productos veganos). Todo tiene un pintón… y lo mejor es que está en el centro de Madrid.

IMG_1643

IMG_1647

IMG_1649

http://elhuertodelucas.com/

Calle San Lucas, 13, 28004 Madrid

Teléfono: 915 13 54 66

¡Hoy toca carne!

Llevaba tiempo queriendo probar esta receta. Mi amiga Pilar siempre me decía “¡está tirada!” pero yo miraba la carne, tan rica y rosada… y pensaba “sí… para ella que es una cocinitas…”.

Parte del espíritu de este blog es iniciar en la cocina a gente que no suele cocinar pero que le encanta comer. Bien porque no tiene tiempo (como es mi caso), no le apetece dedicarle una tarde entera a la cocina o simplemente se le da mal. Vamos, -salvo excepciones- la mayoría de mis amigos y conocidos.

Esta receta es perfecta: tiene pocos ingredientes, la ejecución es simple y sale… de chuparse los dedos.

Ingredientes (para unas seis personas)

Rabillo de cadera, creo que la pieza pesó cerca de 900 gramos

Mostaza (si es Maille mejor)

Brandy

Aceite de oliva virgen, sal y pimienta

FullSizeRender

Ejecución

  • Salpimentamos la carne dentro de una fuente

IMG_1398

  • Embadurnamos la carne con mostaza por todas partes y lo dejamos macerar (mínimo dos horas). Si la cena es por la noche, lo hago por la mañana y la dejo todo el día.

IMG_1472

  • Ponemos la pieza de carne en la sartén con dedo y pico de aceite, con el fuego medio-tirando a alto.  Con la carne en la sartén ponemos un buen chorreón de brandy (yo conté hasta 5).
  • Le damos 4 vueltas de cinco minutos cada una a la carne. Es decir, Lado 1 (5 minutos), Lado 2 (5 minutos), Lado 1 (5 minutos), Lado 2 (5 minutos). Cocinado así quedará rosita como en la foto, si nos gusta menos hecho podemos quitarle un minuto a cada vuelta.
IMG_1404
Lado 1, primera vuelta de 5 minutos
IMG_1414
Lado 2, primera vuelta de 5 minutos
IMG_1420
Lado 1, segunda vuelta de 5 minutos

Vigilad que no se os queme la salsa, hay que estar atento para bajar el fuego y sacarla en cuanto pasen los minutos indicados.

Podemos acompañarlo de patatas o una simple ensalada verde con cebolleta y aliño de mostaza, que le va muy bien.

IMG_1458

 

FullSizeRende,r

 

IMG_1464

De primero puse un simple bloc de foie, de calidad, con sal maldon y pimienta molida por encima y lo serví con unas tostadas. Desgraciadamente no tengo foto, me lo comí sin acordarme que tenía un post que publicar -aún no me acostumbro a esto de ser bloguera-.

El vino con el que acompañamos la cena es un vinazo, Chateau Vieux Mauvinon, de saint-Emilion, 2010 (PVP: 16,20€), y un descubrimiento bastante reciente. La mitad de mi familia es francesa, así que en mi casa bebemos bastante vino de origen francés.

Lo encontramos gracias a Lulu, una amiga de la familia, antigua propietaria de L’Assiette, un pequeño restaurante francés. Lulu se granjeó su fama en París gracias a su amor por la cocina y sus platos sencillos pero elaborados, en cuyo local se mezclaban políticos con conocidos cocineros que simplemente tenían ganas de comer bien, y donde yo tenía la suerte de ir con mi padrastro durante mi época universitaria. Sigo soñando con su Ille Flottante (una especie de isla de merengue que flota sobre una cama de caramelo. De llorar. Tengo la receta, prometo subirla cuando me anime con ella!).

Desgraciadamente Lulu ya no tiene restaurante, pero vive feliz en la campiña y viene a visitarnos a Cádiz cuando puede, y yo siempre intento que me pase recetas. La última vez probamos una pasta con bogavante alucinante. Como veis, se me acumula el trabajo.

IMG_1439

La mesa que preparamos para el festín quedó así:

 IMG_1425

IMG_1422

Espero que os animéis con la receta.

Dados de atún con costra de sésamo

La segunda receta que publico es otra de las fáciles, y muy sana. El miércoles pasado vinieron mis amigas a cenar a casa. Con el tema del blog la cosa ya se está poniendo seria, y tuve que pensar en algo bueno y fácil que me permitiese salir de trabajar a mi hora habitual, 9 de la noche…

El menú era: gazpacho, dados de atún y fondant de chocolate. La logística para llegar a todo fue dejar el gazpacho hecho y la mesa puesta la noche anterior a la cena. A la hora de comer fui a hacer la compra de lo que necesitaba. He comprado atún bueno tanto en el Corte Inglés de Serrano como en el Mercado de Chamartín. Compré 850 gr para las cuatro y sobró una ración.

La noche de la cena de camino a casa compré unos fondant de chocolate en La Sirena (sobre congelados ricos habrá otro post), y un sorbete de mandarina. Acompañé los dados con patatas al horno (las patatas siempre gustan…) y espárragos trigueros a la plancha.

Ingredientes

Atún rojo

Semillas de sésamo sin tostar (yo las encontré en la parte de cosas dietéticas de El Corte Inglés)

Soja

Salsa teriyaki

Puntas de espárrago

Patatas- guarnición

Sal, aceite y pimienta

Cebollino (opcional)

Pasos

Empezamos por la guarnición que tarda más. Lavamos las patatas y las cortamos de lado a lado. Le ponemos un chorreón de aceite, sal y pimienta molida y al horno. Es una forma original de presentarlas, y quedan crujientes y blanditas a la vez, como las fritas. Cada horno es un mundo así que las dejamos hasta que estén doraditas (unos 40-50 minutos a 180 grados).

20150916_201301

20150916_213422

Mientras, cortamos el atún en filetes gordos, de unos dos dedos. Y volvemos a cortar por la mitad para que queden como unos rectángulos largos.

20150916_203231

Pasamos los trozos de atún por sésamo, y ponemos directamente en la sartén con un poco de aceite.

20150916_203557

No lo mariné porque no tenía tiempo, pero con la salsa de luego quedó genial. Ponemos los dados como un minuto por cada uno de los lados. Sacamos y metemos en el horno mientras hacemos los espárragos que no tardan nada. Yo até mis espárragos con una hoja de cebollino.

Dejé los dados bastante crudos (va en gustos). Lo importante es que sea un atún de calidad. Si lo queremos más hecho, lo metemos en el horno porque el sésamo en la sartén puede quemarse.

Mientras se hacen los espárragos ponemos en una cazuelita un chorreón de soja y otro de salsa teriyaki. (Mitad y mitad), con un poco de cebollino picado. Llevamos a ebullición y sacamos.

Partimos el atún por la mitad y lo servimos con las patatas y los espárragos, con la salsa aparte. Os dejo aquí la foto del plato. ¡Qué dificil es fotografiar comida!

ayun

Vinos buenos por menos de 10 euros

A todos nos gusta el buen vino, pero no dejarnos una pasta en él, sobre todo si: a) bebes a menudo b) invitas a mucha gente a casa. Yo creo que cumplo las dos condiciones. Sobretodo el tema de invitar a cenar o comer… no soporto los vinos peleones, y cuando somos muchos en casa las botellas caen como pipas, y hasta que no me toque el euromillón, de momento no puedo permitirme invertir en vino para 30. Por eso, esta recopilación de vinos es un lujo que pienso guardar, y nada mejor que compartirlo aquí con vosotros.

foto-vinedos-bodega

La historia de la lista empezó este verano, cuando mi padre me contó que un amigo suyo -auténtico forofo de la comida y el buen vino- invitó a todos sus amigos a cenar a su casa con la única condición de que llevasen un buen vino pero ¡ojo! por debajo de los 10€.

El caso es que los asistentes se empezaron a picar y a darle vueltas a la cabeza, y la cena –por lo que me contaron- fue un éxito. Cuando empecé el blog tenía claro que quería hablar con el amigo de mi padre para que soplase los nombres de los vinos… y el otro día recibí su correo. Desde aquí, gracias.

A su lista he añadido alguna aportación personal, vinos que me han gustado como aficionada que soy, y parte de la selección que hizo en su día Quim Vila, que tenía bien guardada. Quim es un auténtico experto en vino, y ha sido galardonado por la Academia Española de Gastronomía con el Premio Víctor de la Serna 2006, nombrado Personaje del mundo del vino 2007 por Verema.com (una de las comunidades de aficionados al vino más influyente en España), y con la Medalla al Mérito Agrícola Francés otorgado por el Ministerio de Agricultura francés, entre otros muchos galardones.

Dicho eso, aquí está La Lista, con vinos distintos a los que solemos conocer. Teniendo en cuenta que están por debajo de los 10€ no están nada mal. Los podéis encontrar todos en: vilaviniteca.es, gourmethunders.es, badeboca.es y Lavinia.es.

Tintos

Perelada 5 Finques Reserva 2006. D.O. Empordà. Combinación de fruta madura y especias. Vino potente y estructurado. Precio 9,90€.

Domine du pegau cotes du rhone 2011, del Ródano, Francia. Muy recomendable y con una alta puntuación. Precio 10€ en gourmethunters.es.

Orto vins 2012. D.O. Montsant. Vino potente y con volumen, tiene una buena acidez que le aporta frescura y definición e invita al siguiente trago. Final largo con recuerdos frutales. Precio 9,10€.

Niepoort Dao Rótulo 2013. D.O. Dao, Portugal. Precio 9,75€.

Las rocas de san Alejandro 2012. D.O. Catalayud. Tiene mucho volumen, su paso es sabroso con recuerdos de fruta roja. Acidez muy bien equilibrada. Final muy largo y ligeramente amargo. Precio 7,85€.

Muga Crianza 2008. D.O. Rioja. Precio 7,95€.

Augustus cabernet sauvignon-merlot 2009. D.O. Penedès. Precio 8,80€. Vino elaborado con la uva situada en la antigua Vía Augusta romana que cruza el Baix Penedès y que da nombre a esta bodega.

Pago de Capellanes 2013. D.O. Ribera del Duero. Precio 10,25€.

Jarrarte 2014. D.O. Rioja. Maceración carbónica. Es el tinto joven en la gama que presenta Abel Mendoza. Muy equilibrado en boca, sensación de frescura y melosidad. Precio 6,15€.

Mas Picosa 2010. D.O. Montsant. El vino ecológico de la bodega de Capçanes, la mejor cooperativa del país.

Celler Cecilio Negre 2009. D.O.Q. Priorat. Precio 9,90€. Pequeña e histórica bodega de Gratallops.

Blancos:

Marqués de Alella Clàssic Pansa Blanca 2010, D.O. Alella. Precio 6,60€. Elaborado con la variedad autóctona de la Denominación de Origen Alella.

Abadal blanc 2011. D.O. Pla De Bages. Precio 7,90€. Chardonnay, sauvignon blanc y picapoll blanco.

Pardas Rupestris blanc 2010. D.O. Penedés. Precio 7,90€. Xarel·lo, xarel·lo vermell, malvasía de Sitges y macabeu, procedente de viticultura ecológica.

Mas Candí Desig 2010. D.O. Penedés. Precio 7,90€. Pequeña bodega.

L’Indià 2010. D.O. Terra Alta. Precio 9,70€. 100% garnatxa blanca.

Castell del Remei Oda blanc 2010. Precio 9,40€. Chardonnay y macabeu con 8 meses en roble francés y americano.

Viñas del Vero 2014. D.O. Sotomontano, Gewurztraminer (9,40€), elaborado con uvas seleccionadas procedentes de un sólo viñedo, en este caso, uva gewürztraminer del pago “El Enebro”. Un vino aromático, floral y sugestivo.

¡Nos os podréis quejar de que no tenéis para elegir!

A disfrutarlos.

 

 

Palmeritas de hojaldre en 20 minutos

No son pocas las veces que me han preguntado por la receta de las palmeritas de hojaldre. Siempre que las llevo a la oficina y comento que son fáciles de hacer mis compañeros no me creen, así que aquí va la prueba de que es posible hacer unas palmeritas de primera en 20 minutos.

Las palmeritas de hojaldre son un complemento perfecto para meriendas o desayunos, y aguantan crujientes muchísimo tiempo si las guardamos en algún bote hermético. Así quedaron las mías:

DSC_0550

DSC_0542

Aunque hay millones de recetas para las palmeritas, voy a redactar el modo de hacerlas con todos los trucos que he ido aprendiendo con la práctica –que no siempre te cuentan-, y que me han ayudado a mi como aficionada que soy, aunque os recomiendo ver el vídeo del final (que por motivos de espacio he subido a Youtube) y que es bastante didáctico.

También voy a listar junto con los ingredientes todos los utensilios que vais a necesitar: no hay nada que me dé más rabia que comprar todo lo que necesito para hacer una receta y que a mitad del proceso pretendan que lo meta todo en un sifón (¿quién carajo tiene un sifón en su casa?). Así que aquí va. Más fácil imposible:

Ingredientes y utensilios

  • Lámina de hojaldre (yo lo compro hecho, el de Lidl está muy bien, aunque sirve el de cualquier supermercado. Lo ideal es comprarlo con forma rectangular, pero nunca lo encuentro y suelo utilizar uno redondo, que luego adapto como veremos a continuación). Alguna amiga me ha preguntado por el hojaldre congelado. Yo no lo he intentado nunca, aunque no creo que haya problemas si dejamos que se descongele correctamente.
  • Azúcar blanco (refinado normal).
  • Un rodillo. Si no tenemos rodillo podemos utilizar una botella de vino que esté a medias (para evitar que pese mucho) o cualquier botella lisa.

 Instrucciones

  • Precalentamos el horno. Para ello lo encendemos y ponemos a 200 grados. El “modo” dependerá de cada horno, pero en principio sería calor por arriba y abajo.
  • Extendemos la lámina de hojaldre, y dejamos por abajo el papel de horno que lo acompaña. Es conveniente que el hojaldre esté frío, dado que será más fácil trabajar con él. A medida que se calienta va poniéndose blando y es más difícil.
  • Si nuestra lámina de hojaldre es rectangular, ningún problema. Si es redonda, cortamos de un lado y otro y vamos pegando por los lados ayudándonos con nuestro rodillo o botella, hasta que consigamos un rectángulo. Es como jugar con plastilina, y no hace falta que esté perfecto. Yo siempre suelo tener prisa, así que podéis ver mi lámina retocada “de estar por casa”:
  • Con una cuchara sopera, echamos azúcar sobre la lámina de hojaldre, abundantemente, sin miedo. El único fallo que puede cometerse con las palmeritas es que se queden sosas.
  • Calculamos el centro de la lámina y metemos hacia dentro las esquinas derecha e izquierda de la lámina.
  • Ponemos más azúcar como antes sobre la lámina plegada, y repasamos con el rodillo. Consejo: para que las esquinas no se salgan hacia fuera y nos quede un rectángulo perfecto, es mejor amasar desde las esquinas hacia dentro.
  •  Volvemos a plegar las esquinas hacia adentro, ponemos azúcar y amasamos como en el caso anterior.
  • Falta el último pliegue, y en este caso pondremos los dos rulos que nos quedan uno sobre otro. Cuidado con que el centro no se nos rompa. Después del último pliegue nos quedará un rulo largo .
  • Ponemos azúcar por ambos lados del rulo y apretamos con las manos por encima del papel.
  • Cortamos el rulo con un cuchillo afilado, en láminas de aproximadamente 1 centímetro. Lo gordas que sean las palmeritas va en gustos, pero es aconsejable que todas tengas el mismo grosor para que tengan el mismo tiempo de cocción, sino algunas se tostarán antes que otras. Quedan así:

DSC_0539

DSC_0540

  • Se introducen en el horno caliente (200º) unos 10 minutos, y cuando están doradas se les da la vuelta y se vuelven a cocer durante 2 minutos más, y ya se pueden sacar. De todas formas, si no les damos la vuelta tampoco pasa nada (yo suelo tener prisa, las pongo solo por una cara y salen igual de ricas…). El tiempo dependerá de cada horno y de lo tostaditas que nos gusten. Yo las saqué así:

DSC_0548

Aquí la vídeo receta: https://youtu.be/Lxxot0hIDB0

La receta de hoy es la de las palmeritas de hojaldre clásicas (que son las que más éxito tienen –al menos en mi caso-). Si deseásemos bañarlas en chocolate, las instrucciones serían

  1. Ponerles menos azúcar para que no quedasen tan dulces.
  2. Derretir el chocolate (yo utilizo el de Nestlé Postres clásico) al baño maría o en el microondas. En este último caso, habría que ir derritiéndolo poco a poco, vigilándolo y removiéndolo cada minuto para asegurarnos de que no se nos queme.
  3. Bañarlas en chocolate. Respecto a este punto hay diferentes estilos. Después de probar muchos -y llenar mi cocina de chocolate unas cuantas veces- mis opciones preferidas son dos: 1) Poner una bandeja con rejilla (la del horno nos vale) con papel albal debajo para no manchar, poner las palmeritas sobre la rejilla y simplemente verter el chocolate por encima, intentando que el chocolate quede uniforme o 2) Con las manos, directamente, cogemos una palmerita, la bañamos por una cara y la ponemos a secar encima de papel de cocina. Si no tenemos papel de cocina el papel albal podría servirnos también.

 En el caso de las palmeritas de chocolate habría que dejarlas secar hasta que el chocolate se endurezca.

¡Espero que os gusten!