Ensalada de aguacate, mango y albahaca

Ayer domingo estaba en casa con hambre y pocas ganas de salir. A los que vivís en Madrid, no hace falta que os cuente el frío que hacía. Así que me puse a trastear en mi nevera y despensa tratando de dar con algo apetecible que cenar. Me encanta desayunar aguacate, y el mango es mi fruta preferida, así que suelo tener las dos cosas en la nevera.

Hoy he decidido compartir mi maravillosa y novedosa receta de ensalada. La verdad es que fue muy buena idea mezclar las dos cosas… el sabor dulce y fresco del mango contrarresta a la perfección la textura algo más espesa y suave del aguacate.

Corté los dos ingredientes en cuadraditos, y añadí un poco de cebolleta y albahaca, de una plantita que tengo en casa. Agregué aceite de oliva virgen, sal y pimienta. Me quedé a cuadros cuando lo probé. Estaba BUENÍSIMA!! Es completamente distinto, algo exótico, y fresca gracias al mango y la albahaca. La única dificultad está en encontrar un aguacate y un mango que estén en su punto.

Ingredientes para dos personas

  • Dos aguacates
  • Un mango
  • Un cuarto de cebolleta
  • 4 hojas grandes de albahaca

 Preparación

  • Cortamos los aguacates y el mango en cuadraditos. Es importante que los dos estén en su punto para que la ensalada salga rica. Añadimos la cebolleta cortada muy pequeñita, y la albahaca cortada en tiritas finas.
  • Mezclamos bien, y aliñamos con sal, pimienta y un buen chorreón de aceite de oliva virgen.

Yo presenté mi ensalada con un aro metálico, pero podéis usar un bowl boca abajo. Ponemos una hojita de albahaca para decorar y listo.

¡Espero que os guste tanto como a mi!

20160117_205030

La Vaquería Montañesa

El sábado pasado estuve con unos amigos bastante foodies en el nuevo restaurante de los dueños de La Carmencita y de Celso y Manolo. Como soy bastante fan de sus dos locales, tenía grandes expectativas respecto a su tercero, La Vaquería Montañesa.

Aunque lleva muy poco tiempo abierto, da la sensación de llevar rodando una temporada. Sus dueños han conseguido un ambiente neoyorkino y sencillo, de ambiente cosmopolita, con piezas finlandesas de los años 50 y una larga barra de mármol en la que se exhiben productos de temporada y terminan los platos.

Paso por allí casi todos los días, y no fue hasta hace poco que me contaron que en ese local habitaron hasta 1972 (en lo que fue La Vaquería Suiza) animales estabulados. Puedes conocer la historia –contada con mucha gracia- aquí

1449748436_429753_1449749382_noticia_normal

La-Vaqueria-Montanesa-02-759x500

La carta es parecida en algunas cosas a la de su hermano Celso y Manolo, solo que hay más plato y menos tapa. Como es costumbre en sus locales, los productos son de origen ecológico y fomentan la compra a pequeños productores, lo que se nota mucho en algunos casos (la tarta de queso del leche de vacas que solo producen 16 litros al día –para mí- fue el mejor ejemplo).

De aperitivo nos pusieron una crema de berenjena con tostadas muy buena. Como entrantes pedimos el “antipasti”, que se elige directamente en la barra (en nuestro caso pedimos zanahoria con queso, cebollitas confitadas, verduras a la brasa y quinoa con pepino y fresas), la ensalada de tomates (un must tratándose de este grupo de restauración) y rabas, que estaban sabrosas y muy bien fritas.

IMG_4673

IMG_4675

IMG_4678

IMG_4679

IMG_4681

IMG_4682

Seguimos con una merluza (dorada en la sartén y en el horno) que estaba en su punto de cocción y sal; pechuga de pollo rellena salteada con setas, romero y limón; pato con ensalada de rúcula y steak tartar (detalle que te lo den a probar de picante antes de servir). Todos los platos muy conseguidos.

IMG_4684

IMG_4685

IMG_4683

IMG_4686

Un poco flojos los postes, salvo la tarta de requesón que estaba francamente buena. Por ponerle un pero, quizá algo pequeña la ración, así que no es buena idea compartir.

IMG_4689

IMG_4690

Nos aconsejaron muy bien un vino de Madrid, muy recomendable.

IMG_4680

En conjunto, un local amplio, elegante y armonioso, que invita a quedarse, con comida ecológica, sabrosa y bien trabajada. Tengo la suerte de que está al lado de mi despacho, así que repetiré 100%.

 Dirección: Calle de Blanca de Navarra, 8, 28010 Madrid

Teléfono: 911 38 71 06

Pagamos unos 35€ persona.

http://lavaqueriamontanesa.es/

Guito´s: El cocido más casero de Madrid

Hace unos días un amigo me comentó que su primo -formado en la Escuela Cordon Bleu, entre otras- había abierto un restaurante y los miércoles ofrecía cocido. Pero no un cocido cualquiera. El cocido de su madre ni más ni menos. ¿Como suena eso de bien?

Guito´s es la definición de comida casera, recetas clásicas, un sitio que invita a quedarse y te hace sentir en casa. Tiene una terraza climatizada que te permite disfrutar de los días de sol invernales sin pasar frío, y está lleno de plantas y detalles.

Con esa presentación pusimos rumbo a Aravaca, con ganas -por mi parte- de saber si de verdad el cocido de su madre era tan bueno como decía. Solo puedo decir que me quemé la lengua tres veces de lo bien que olía y las ganas que tenía de tomármelo. Realmente bueno.

Se notan los ingredientes de calidad, la cocción lenta, ese color intenso, los aromas, la grasita perfecta… vamos, que repito la semana que viene sin dudarlo. También podéis pedir el caldo y los garbanzos todo junto (muy buena opción). Os dejo las fotos para que podáis deleitaros con ello.

IMG_3931.JPG

IMG_3932

FullSizeRender.jpg

IMG_3934

Además venden pan casero, hecho a diario en su obrador, a base de masa madre y alguna receta nórdica, como su pan de pipas que estaba de muerte.

Como además de cocido hay muchas otras cosas os dejo más críticas (todas buenas) aquí:

http://salivando.com/2015/03/10/restaurante-guitos/

http://coolandsecret.com/espacios/madrid/pozuelo-de-alarcon/restaurantes-y-tabernas/restaurante-guitos/

Dirección: C/ Blanca de Castilla, 5, 28023 Madrid

Teléfono:918 33 60 87

Crema de calabaza sin nata

Buscando recetas sanas y ligeras para probar entre fiesta y fiesta di con esta estupenda crema de calabaza. Está buenísima y es muy fácil de hacer.  Además es ligera, porque solo lleva verdura y agua, perfecta para tomarse un tazón calentito en estos días de invierno y excesos navideños.

Ingredientes (para 6 personas)

  • 800 gramos de calabaza (yo la compro en Supercor, que la venden al vacío ya cortada y pelada)
  • Dos puerros medianos (o uno si es grande)
  • Media pastilla de avecrem
  • Pimienta molida
  • Agua
  • Chorrito de aceite de oliva

Preparación

Ponemos la calabaza y el puerro troceado en una olla mediana. Llenamos de agua y ponemos a fuego medio. Echamos un chorro de aceite, pimienta y la media pastilla de avecrem.

Una vez pasada media hora comprobamos que la verdura está ya blandita para triturar, lo pasamos todo por la batidora y servimos. Si no vamos a servir inmediatamente podemos dejar la crema a fuego bajo en la misma cacerola de su cocción.

IMG_4034

IMG_4035

IMG_4122

IMG_4124

Está buenísima, nada que ver con las cremas preparadas a las que estaba acostumbrada. A partir de hoy, cremas caseras.

Tarta fina de manzana

Es el postre perfecto para ponerle la guida final a una copiosa cena de fin de año: es ligero, frutal y muy muy fácil de hacer.

Solo necesitamos tres ingredientes (para unas nueve tartaletas individuales):

  • Masa de hojaldre
  • 3 manzanas
  • Mermelada de albaricoque
  • Azúcar glacé (opcional)

Preparación:

  • Extendemos la masa de hojaldre, la pinchamos con un tenedor (para que no suba) y cortamos en círculos. Yo he usado uno de esos círculos para emplatar, pero podemos usar un cuenco del revés y cortar alrededor.
  • Pelamos y cortamos las manzanas en cuartos. Como mis tartaletas eran individuales, corté los cuartos de manzana finitos a lo ancho y no a lo largo, y los puse en espiral encima del hojaldre.
  • Les puse unas motas de mantequilla encima, y al horno unos 40 min a 180 grados (los últimos 10 min lo subí a 200 grados). Como comento siempre, depende de cada horno, así que vigiladlas hasta que estén doradas.
  • Antes de subirlo a 200 grados les di una primera pincelada de mermelada de albaricoque, y la segunda pincelada cuando acabaron de hacerse.
  • Al servir, espolvorée azúcar glacé, y acompañé con una bola de vainilla, unas frambuesas y una hojita de menta.

IMG_4071

¡Ya me contaréis cómo os quedan!

 

Tándem by Triciclo

Ayer fue el perfecto día de domingo. Quedé con unos amigos a comer en un sitio que me apetecía mucho conocer: Tándem. Es el hermano pequeño de uno de mis restaurantes preferidos, Triciclo. Había bastante expectación y no defraudó. 

Me levanté tarde, desayuné bien, hice algo de deporte, me di una ducha caliente, puse un buen abrigo, y cogí la bici hasta la zona de huertas, donde está Tándem.

Me encantó el local, pequeño y con encanto. Cristaleras a la calle, mesa larga de madera vieja, una vajilla bonita y una mesa sencilla. Encantadores los camareros y una carta bastante extensa. La podéis consultar aquí.

De picoteo pedimos mortadela trufada con foccacia, croquetas, burrata affumicata con tomate negro y albahaca y finalmente salmón marinado con pan sardo. De segundo steak tartar con huevo de codorniz (algo cocinado), el ceviche (muy rico), el bocadillo chino que estaba de llorar de bueno (panecillo al vapor con costillas de cerdo, pepino, cebolleta y hierbas), y la quesadilla de huitaloche, cebolla confitada, champiñones y panceta, que también estaba buenísima.

IMG_3774

IMG_3787

IMG_3792

IMG_3793

Pedimos un vino tinto de Madrid que nos encantó, Navaherreros 2012, muy mineral y que entraba de maravilla.

 IMG_3788

En definitiva, un sitio desenfadado y agradable, con encanto. Comida de mercado, trabajada pero sin pretensiones. Reservé a través de su web y me pareció muy práctico la verdad. Os dejo el link aquí

Tándem

Dirección: Calle Sta. María, 39, 28014 Madrid

Teléfono: 910 16 80 67

Precio medio: 30€ persona con vino y dos platos.

 

 

Hattori Hanzo: Una taberna japonesa con mucho rollo

El otro día repetí en un sitio que me gusta bastante. Hace tiempo que está abierto, y aunque hay alguna cosa que falla, me sigue gustando ir. La comida está muy buena y tiene un toque canalla que me encanta. Las luces rojas y las tarimas japonesas bajo suelo son definitivas.

Se aleja de cualquier otro japonés de Madrid, y refleja el Japón más callejero, de brochetas y cerveza. Una auténtica izakaya.

IMG_1822

untitled

De primero pedimos dumplings caseros de cerdo y nira con salsa de sésamo picante, y un Kakuni bao, un bollitos al vapor con panceta marinada a baja temperatura, pepino y salsa estilo hakata -BUENÍSIMO-.

IMG_1835

IMG_1834

De segundo langostino tigre en tempura con hoja de romble y salsa cremosa picante -muy rico también-, y ventresca de atún rojo.

IMG_1832

IMG_1829

También ofrecen kushiyaki –brochetas japonesas– de carnes y pescados hechos en Robatta o barbacoa japonesa que se preparan de cara al público siguiendo la tradición.

De postre unos dulces muy especiales de chocolate y té verde.

IMG_1838

Por ponerle un “pero” si te sientas en la parte de fuera o en la barra puede que luego huelas un poco a brocheta 😉

Dirección: Calle Mesonero Romanos, 17, 28004 Madrid

Teléfono:606 28 26 08
Precio medio: 25€.

 

 

Carpaccio de champiñones con aceite de trufa y parmesano

El otro día invité a mis amigos a comer a casa un risotto de boletus, y de primero quería algún entrante ligero que acompañase un poco el estilo del almuerzo, y se me ocurrió estrenar mi mandolina con dos carpaccios: uno de champiñones y otro de calabacín. Dos entrantes sanos, fáciles y con pocos ingredientes.

Estaban tan buenos que la verdad es que no sabría con cuál quedarme…

Ingredientes

Una cajita de champiñones portobello enteros (unos 250 gramos)

Queso parmesano

Piñones tostados (yo solo los encontré crudos y les di un toque rápido de horno para tostarlos)

Aceite de trufa

Una mandolina (es un instrumento para rallar las cosas finitas. También puedes utilizar un chuchillo afilado)

Preparación

Rallamos los champiñones con la mandolina, para que queden finitos, y servimos sobre un plato haciendo una especie de espiral. Rallamos parmesano y echamos por encima. Ponemos unos piñones y un chorreón de aceite de trufa, que pondremos al servir. Si echamos el aceite antes de servir en la mesa lo chupará todo el parmesano.

Si lo preferís, podéis también probar con calabacines. Yo para dos platos grandes usé dos calabacines ecológicos, los lavé bien, los corté finitos con la mandolina sin pelar, rallé el parmesano, puse pimienta molida por encima, un chorrito de limón y aceite de oliva virgen. Igual la opción del calabacín es más fácil para empezar, ya que los champiñones son algo más blandos para la mandolina.

IMG_3394

IMG_3390

IMG_3391

Por cierto, así quedó la mesa puesta. Me encantan los claveles de la foto, así como antiguos. Los compré en Flores Miguel (http://www.floresmiguel.com/), que está cerca de casa. Tiene un dueño encantador y muy profesional, y precios razonables para lo que es la zona. Nos liamos a hablar y me acabé enterando de que fue el que hizo los arreglos florales de la boda del príncipe.

El bajo plato lo compré en Marrakech y el resto es de Zara Home. Apretaditos pero con estilo.

IMG_3383.JPG

 

 

Risotto de boletus

Hoy os traigo una receta que está buenísima y es muy fácil de hacer. Como viene siendo habitual, leí varias recetas –junto con los comentarios de la gente que lo había intentado- y acabé haciendo una versión propia, multiplicando ingredientes porque éramos ocho.

Casi no se cabía en mi pequeño apartamento, pero nos apañamos bastante bien entre mesas complementarias, sillas, cacerolas y mis dos pequeños fuegos. De aperitivo puse mortadela trufada (buenísima, si no la conocéis probadla) y foie. De primero hice un carpaccio de calabacín, facilísimo, sano y muy ligero. Subiré la receta esta semana, pero vamos con la receta del risotto:

 Ingredientes (para 8 personas)

  • Arroz especial risotto (yo lo compré en El Corte Inglés) o arroz bomba. Lo que leí es que eran unos 75 gramos por persona. Yo puse 600 gramos porque éramos 8 y sé que alguno se quedó con ganas de repetir, así que si queremos que sobre un poco pondría algo más de cantidad, unos 100 gramos por persona.
  • Una cebolleta y media (unos 200 gramos)
  • Un par de copas de vino blanco (como siempre, que sea buenecito. Yo reservé las dos copas para el arroz y ofrecí una copita de blanco de aperitivo).
  • 200-300 gramos de boletus (puedes comprarlos frescos o deshidratados). Yo no los encontré frescos así que los compré deshidratados y utilicé el líquido de la hidratación (que olía de maravilla) para cocinar el arroz.
  • 200 gramos de mantequilla normal.
  • 200 gramos de parmesano.
  • Un litro de caldo de pollo Aneto.

Preparación

Empezaremos hidratando los boletus. Para ello ponemos una cacerola con agua y llevamos a ebullición. Echamos las setas, apagamos el fuego, y dejamos reposar durante unos 40 minutos. Escurrimos y reservamos el agua de la hidratación.

Mientras, cortamos la cebolleta pequeña y ponemos en la sartén caliente que previamente habremos puesto al fuego con unos 100 gramos de mantequilla. Cuando la cebolla empiece a estar transparente añadimos el boletus hasta que se haga (unos 4 minutos), y luego echamos el arroz y removemos durante otros 2 minutos. Echamos las dos copas de vino y dejamos que el arroz lo absorba.

A partir de aquí yo trabajé con dos fuegos: la sartén con el arroz por un lado y una cacerola por otro, en la que eché en una proporción 50/50 el caldo de pollo y el agua de la hidratación. Si no tenemos el agua de los boletus ponemos solo el caldo de pollo.

Así, fui incorporando el caldo en la sartén del arroz poco a poco, a medida que veía que el arroz chupaba el líquido, y así todas las veces necesarias. Calcula unos 20 minutos, no debe quedar seco ni caldoso. Yo lo que hice fue ir poniendo líquido poco a poco y probándolo, hasta que estaba al dente. Entonces paramos el fuego y echamos la mantequilla restante y el parmesano, hasta que quede bien ligado. Probamos y si hiciese falta corregimos de sal. Servimos inmediatamente.

IMG_3396
Con la mantequilla y el parmesano

 

IMG_3398

Siento no tener tantas fotos como habitualmente, pero fue un poco todo a última hora y estaba más pendiente de que no se me pasase el arroz… Además tenía a un grupo en casa con hambre esperando probarlo 🙂

¡Menos mal que salió buenísimo! Es mi primer risotto así que no hay excusa: si me salió a mí a ti también.

La caleta: el mejor pescaíto frito de Madrid

Es uno de mis sitios preferidos, al que suelo ir cuando echo de menos mi tierra, Cádiz. Nada más entrar ya me siento en casa: el acento de los camareros, todos gaditanos, con su guasa habitual, la mesas bajas al estilo caseta, música de Camarón de fondo, los langostinos de Sanlúcar de aperitivo, paredes encaladas, ventanas de rejas, balcones con flores (de plástico) y hasta un mosaico de azulejos con la Virgen de las Penas… La Caleta se trae un trocito de Cádiz a Madrid.

La apertura de su segundo local ha sido el impulso definitivo para un restaurante en el que priman los papelones de pescaíto frito hecho al momento en aceite de calidad: salmonetes -de esos pequeñitos que ya no se encuentran-, puntillitas, boquerones ortiguillas, chocos, tortillitas de camarones o bienmesabe.

IMG_3131

IMG_3132

Hasta hace poco no había más que pescaíto frito y alguna ensalada (yo siempre pido la Piriñaca, con tomate, pimiento verde, cebolla y lomos de melva canutera), pero el cambio a un local mayor les ha permitido incorporar otros platos como el atún (que aprobó con éxito), guisos caseros (papas con choco, rabo de toro con garbanzos, berza gitana –que tanto me recuerda a mi abuela-), ensaladilla rusa, papas aliñás… No te puedes ir de allí sin probar la carne mechada, que está de locos, y además puedes pedir media ración.  Si pedís el atún y os gusta tirando a crudo pedidlo punto menos, al punto es hecho del todo.

Aún les falta por mejorar los postres… se salva el tocinillo de cielo, aunque siempre es una buena idea compartir un papelón de quesos payoyos (con leche de oveja o cabra de la Sierra de Grazalema) acompañados de cuadraditos de membrillo.

Un sitio sin pretensiones, con comida de calidad y muy auténtico. Deseando volver.

La Caleta

Dirección: calle Santa Isabel 38, Lavapiés

Teléfono:  645 388 077 (de martes a domingo)

Precio medio: 20€