Celso y Manolo: La tasca de la que todos hablan

Situado en el nº 1 de la calle Libertad, el local emana buen gusto, con un ambiente muy castizo digno de este artículo de AD. Aunque se pueden reservar mesa, tiene una larga barra de marmól que invita a tapear de pie y hacerse cueco entre la gente… un clásico reiventado que recoge a la perfección ese ambiente tradicional y auténtico de los bares de tapas, con el barniz de modernidad de un grupo como el de Deluz & Cía.

celso_manolo_2787_620x.jpg
celso_manolo_9276_600x450.jpgcelso_y_manolo_60173024_900x1200.jpgFotografías de AD

La carta es larga y se parece a la de La Vaquería, igual de rica pero más económica, lo que siempre es interesante. Vinos naturales y mucha comida ecológica con divertidos nombres como el de “TERNERA ECOLÓGICA BUCÓLICA y PASTORIL de 4 VALLES que parecen NARNIA: Pisueña, Valdeolea, Selaya y Valderredible”. Desde un “marisquete sin sustos” hasta un bocadillo de calamares, su conocidísmo chuletón de tomate, chacinas, varios platos de huevo… Hay para elegir.

A mi me gustó todo:

  • Su famoso chuletón de tomate con 6 cosas ricas, que merece su fama:

IMG_3359.JPG

  • La ensaladilla rusa, ligera, bien trabajada:

IMG_3357.JPG

  • Los huevos fritos con jamón y boletus

IMG_3362.JPG

  • Y su chuletón con pimientos del padrón y patatas, buenísimo también.

IMG_3363.JPG

Todo por 25€ (vino incluido). No está mal ¿no?

Otros platos apetecibles (y que me quedé con ganas de probar):

untitled.png
Bocadillo de calamares

 

celso_y_manolo_317131049_918x1200
Tartar de ternera al vodka siderit Lacte (un vodka de Terrelavega Town, plata en los San Francisco Spirit Awards)

 

Un local castizo, con tapas ricas y a buen precio, con una historia bonita que puedes leer aquí (como me gustan los sitios con historia). Vogue, Elle, Metropoli, SModa, Canal cocina y un sinfín de blogs lo recominendan, y yo me sumo -sin dudarlo- a la recomendación.

https://tascacelsoymanolo.wordpress.com/

Dirección: 28004, Calle Libertad, 1, 28004 Madrid
Precio medio:25€ (con vino)

Teléfono:915 31 80 79

Cinco planes foodies para ligarte (o religarte) a una tía

Lo quieras o no, seas quien seas, este post te interesa: (1) si estás soltero y sin nadie a la vista, porque siempre está bien tener este listado, por lo que pueda pasar. (2) Si estás ligando con una tía (o con varias), porque vas a tener ideas para el resto del año. (3) Si tienes novia, porque te servirá para proponerle un plan distinto y te querrá más y mejor. (4) Si eres tía y estás soltera, lo harás solo por cotillear y, de paso, guardarlo en favoritos, porque –oye- nunca se sabe. (5) Y si eres tía y tienes novio puede que, al acabar de leerlo, se lo mandes al susodicho, multiplicando así las visitas de este blog, cosa que agradezco…

Me habéis preguntado tantas veces que he llegado a la conclusión de que será un pensamiento que preocupe a más de uno. Así que aquí estoy yo para inspiraros y conseguir que tengáis la cita perfecta, alejándolo de la típica cena en un sitio bueno, que ya habrá tiempo para eso.

[Nota: Quiero dejar claro que evidentemente dependerá del tipo de tía a la que pretendas ligarte, no somos todas iguales ni nos interesa lo mismo. Por eso he intentado hacer alusión al abanico más amplio posible de intereses, en base un poco a lo que me apetecería a mí.]

  • Un concierto. Siempre es una buena idea. En Madrid hay muchas opciones para elegir. Nada como enterarte de qué música le gusta y sacar entradas. Yo escucho un poco de todo, pero acabar una noche de domingo en el Café Central con una botellita de vino tras un cine en versión original en los Ideal me parece un planazo. Más información sobre cartelera de conciertos aquí.

  • Una cata de vinos. Hay mil catas por todas partes. Pero yo tengo la que me gusta, como no podía ser de otra forma. Ya os lo conté en este post, pero no sé si alguno me habrá hecho caso. Merece la pena. Además, todos lo sabemos. El alcohol, queridos lectores, es la pieza angular de cualquier cita que se precie.

DSC_0651.JPG

  • ¿Es una cocinitas? Saca un par de vales para un curso de cocina en Kitchen Club. Tienen miles de opciones, y el precio incluye una cena tras la clase con vino y velas. Además el factor grupo hará que sea más distendido si aún no hay demasiada confianza. Hay dos locales, en el barrio salamanca y en la calle Ballesta (Malasaña). Si tuviese que elegir sería el segundo, es más pequeño pero más acogedor y el comedor es algo más íntimo, con velas y luces bajas. Información aquí.
gevent01.jpg
Instalaciones del barrio salamanca

 

IMG_9634
Local de la Calle Ballesta

 

 

  • ¿Le gustan las plantas o la naturaleza? Nada como un paseo por el Real Jardín Botánico, que en primavera está precioso, para acabar merendando (o tomando copas) en el Café Murillo.

 murillo-cafe-restaurante-madrid-6.jpg

  • ¿Le gusta el arte? Una visita a Caixa Forum (la exposición de Miró me pareció bastante buena. Documéntate un poco antes de ir, siempre queda bien), para luego pasear por su tienda (yo nunca me resisto, me encantan todas las chorradas que tienen), irte de cañas por el Barrio de Las Letras y terminar cenando por allí. Para ir de cañas me gustan el Bar La Piola (así como decadente), La Fugitiva (una librería pequeñita donde se puede comer y beber algo), El Abuelo (un clásico, donde siguen poniendo tapa con cada caña que pides)… Hay mil. Para cenar también hay muchos sitios donde elegir: Triciclo (si tienes mucha suerte o reservas con tiempo), Tándem (el hermano pequeño de Triciclo), Matute (no se come mal y suele estar animado, mucha gente guapa, algún actor…), Vicool (de Sergi Arola, comida sofisticada a buen precio –imprescindible que te sienten arriba, el sótano no es lo mismo-).

 

La_Fugitiva_1.jpg
Esquina de La Fugitiva

 

 

  • ¿Ya hay más confianza? Revive Memorias de África en la Sierra de Gredos. Desde que leí este artículo tengo ganas de ir… dicen que te reciben con un aperitivo casero y apetecible a base de “tortilla de patatas de esas bien mullidas que se desbaratan a la primera, croquetas de la abuela, queso de las ovejas que acabas de ver pululando, jamón, vino propio, cerveza helada…”. Supongo que ya entendéis mis ganas.
1431537825_extras_albumes_0.jpg
Foto de Marta Muñoz Calero

 

  • ¿Y si tengo tres niños y nadie que se ocupe de ellos? Cúrrate una buena cena con alguna de mis recetas! Mis preferidas: gambas con curry (con leche de coco, nada de yogur light), una buena carne con mostaza y brandy… o lo que más feliz me puede hacer: un plato de ESTA pasta, con un tintorro y chocolate negro de postre. Orgásmico.

Ahí lo dejo. Ya me iréis contando como os va, ya sabéis que tenéis mi correo en el apartado Suscripción 😉

Pizza light

Sí. Todo lo light que una pizza puede ser. Porque he visto otras versiones de esta pizza light, con verduras o pollo, pero ¿qué es realmente una pizza sin queso? Para eso me lo preparo en wok y nos dejamos de fantasías.

Esta pizza “light” fue uno de los triunfadores de la semana pasada, y pensé que se merecía un post individual. Hacía tiempo que quería hacerla, y me ha costado encontrar una receta en la que la masa quedase crujiente. Ha sido genial comer pizza sin ningún tipo de remordimiento. Está súper rica, reduce los hidratos de carbono y es sana. El secreto está en que la base está hecha de coliflor. Entre los asistentes al experimiento había un par escépticos a la coliflor y repitieron. No digo más.

Ingredientes para 4 personas

1 coliflor pequeña o media grande

1 huevo y una clara

100gr de queso mozzarella rallado light

Salsa de tomate

Jamón york

Orégano molido

Queso rallado light

Champiñones laminados.

Papel vegetal de horno

Preparación (fotos abajo)

Precalentamos el horno a 180º.

Quitamos la parte verde a la coliflor, la troceamos un poco y la rallamos con un rayador grande. Una vez rallada la metemos en el micro 8 minutos a máxima potencia.

Al sacar, mezclamos con la mozzarella rallada y el huevo hasta que se integre.

En la bandeja del horno colocar una lámina de papel vegetal, y formamos una base redonda o rectangular, dándole forma a la coliflor. Es importante que quede finita. (Yo usé papel de plata porque no tenía otra cosa y se quedó pegada, así que NO lo recomiendo).

Introducimos en el horno unos 20 minutos, y sacamos cuando se haya dorado. Para que se quede crujiente recomiendo dejar otros 10 minutos con calor solo abajo.

La sacamos y dejamos enfriar unos minutos, colocamos el tomate, el queso rallado light, el jamón york, champiñones y orégano.

Hornear diez minutos aproximadamente para que se termine de cocinar a la misma temperatura que lo teníamos 180º.

Sacar del horno y con cuidado quitar el papel vegetal, si hace falta ayudarse de una pala o espumadera. La partimos y ¡a comer!

IMG_6560
Antes del horno

 

IMG_6565

IMG_6566

Es una versión más light de la pizza sin llegar a ser de dieta en el sentido estricto de la palabra. Pero estaba DE MUERTE!

Cinco menús ligeros y sabrosos

¿De verdad pensabais que me dedico a cenar torrijas, beber vino y comer arroz con albóndigas sin engordar? Nada más lejos de la realidad. No pertenezco a ese reducido –y francamente afortunado- grupo de personas. Soy una mortal más, de las que engorda inevitablemente si abandona el deporte y la comida sana.

Desde hace unos meses estoy trabajando MUCHO más de lo normal, y no he tenido tiempo de cuidarme como habitualmente. El lunes decidí que ya era suficiente, y -aunque no tenía pensado subir nada de mi “semana de comida light”- no me ha parecido mal compartir mis ideas de recetas sanas y ricas, que intentan alejarse de la pechuga de pollo a la plancha.

He sacado tiempo de donde no lo tenía, consultado a mi hermana (experta en vida sana) y planeado el menú de mi semana. Las fotos no son las mejores pero espero que os sirvan de inspiración.

No es ninguna dieta milagro ni tampoco demasiado estricta. Nunca he creído en la pérdida de peso rápida. Creo que es cuestión de cuidarse un poco y crear hábitos de vida saludables (ahora que lo pienso esa frase ha sonado a sección de revista femenina).

Lunes 

Desayuno: dos tostadas de pan de semillas con medio aguacate, aceite de oliva y sal, junto con un té con sacarina. A media mañana un plátano.

Comida: Verduras rehogadas con solomillo y soja, la receta aquí (arroz no incluido). Un yogur desnatado de postre. A media tarde una manzana.

Cena: puerro con huevo y tabasco. Está bastante rico la verdad. Para hacerlo (dos personas) cortamos unos 4 puerros finitos y ponemos en una sartén con una cucharada de aceite y medio vaso de agua. Tapamos unos minutos hasta que se pochen un poco y añadimos unas 8 gotas de Tabasco. Volvemos a tapar. Cuando vemos que está hecho hacemos un hueco en el centro y echamos los dos huevos, tapamos dos minutos hasta que sea hagan un poco y sacamos de la sartén. Mmmm

IMG_6370

Martes

Desayuno: dos tostadas de pan de semillas con jamón york ferrarini (está de muerte) y aceite de oliva, junto con un té con sacarina. También me tomé un pequeño trozo de tarta de chocolate que sobró de una prueba del domingo. A media mañana un plátano.

Comida: salmón con eneldo a la plancha y ensalada de tomate y cebolleta. No tengo foto porque lo tuve que hacer corriendo por la mañana para llevármelo al despacho. No tiene secreto: un buen filete de salmón, con sal, pimienta y eneldo seco, bien embadurnado, y a la plancha. Hice una ensalada con dos tomates, cebolleta y aliño de mostaza.

Cena: tallarines de calabacín con salsa de anacardos. Estaba de locos.

Ingredientes: un calabacín por persona, un paquete de anacardos, el zumo de un limón, medio ajo, albahaca, sal y pimienta.

Preparación: ponemos los anacardos a remojo una hora. Hacemos los noodles de calabacín. Para ello los rallamos (con un pelador en juliana, una mandalina o una máquina especial para esto). Para la salsa metemos en un vaso de batidora los anacardos, el medio ajo (pequeño), un poco de sal, el zumo de un limón y 7 hojas grandes de albahaca. Servimos los calabacines y la salsa de anacardos por encima.

 

IMG_6411.JPG

Miércoles

Desayuno: dos tostadas de pan de semillas con jamón, aceite de oliva y sal, junto con un té con sacarina. Y otro pequeño trozo de tarta de chocolate (la misma que la del lunes, que se iba a poner mala 😉 A media mañana un plátano.

Comida: Ensalada de quinoa, albahaca, mango, cebolleta y aguacate con aliño de aceite y limón. Buenísima y perfecta para llevarme el tupper a la oficina.

IMG_6415

Cena: crema de calabaza. Receta aquí.

Jueves

Desayuno: medio bocata de lomo con tomate, junto con un té con sacarina. A media mañana un bowl de fruta mixta.

Comida: pollo provenzal con champiñones.

Ingredientes: filetes de pollo, hierbas provenzales (las venden hechas en el corte inglés), limón y champiñones. Ponemos a macerar las pechugas con las hierbas provenzales y el zumo de limón un par de horas. Sacamos y hacemos los filetes a la plancha. Los champis los hice también a la plancha con un poco de ajito y perejil.

Cena: langostinos con curry, coco y espinacas, de mis platos preferidos junto a los noodles y la pizza de coliflor (que subiré en cuanto acabe de escribir el post). Receta aquí.

Viernes: 

Desayuno: dos huevos revueltos, con sal y pimienta, dos rebanadas de pan integral y un té con sacarina. A media mañana un plátano.

Comida: tacos de atún con sésamo y espárragos trigueros a la plancha, buenísimo… Receta aquí. 

Cena: almejas con merluza y coliflor. Y unos cuantos vinitos blancos que nos bajamos, no vamos a mentir. Receta aquí.

Yo perdí 1,4 kilos, aunque es verdad que yo pierdo peso fácilmente. La idea de estas recetas sanas (que seguiré subiendo) no es perder peso rápido sino comer sano y que adelgazar sea algo gradual, comiendo cosas ricas y originales, que no sean demasiado complicadas de hacer.

En todo caso, no era posible subir este “recetario” sin incluir lo que en derecho llamamos “Disclaimers”, es decir, advertencias para el público en general: (i) no soy dietista ni entiendo un carajo de alimentación. Lo mío son las leyes y las cosas ricas (ii) he perdido peso porque suelo comer mucho y cuando dejo de comer mi cuerpo lo nota más de lo normal (iii) he hecho 30-40 minutos de ejercicio 4 días esta semana. 

Seguiré subiendo recetas sanas y sabrosas, espero que os animéis conmigo y sigáis disfrutándolas tanto como yo!

 

 

Alma, un restaurante que no te puedes perder

La verdad es que hacía mucho que no cenaba tan bien. A todos nos sorprendió. Platos modernos pero con porciones perfectas. Sabores distintos pero bien combinados. Un toque asiático en algún plato, en su perfecta medida. Se salió el jabalí “emboscado” y el cordero, cocinado durante 12 horas a baja temperatura. Un diez a los dos platos.

Una decoración clásica, con un buen mantel. Un sitio donde se come bien (muy bien), sin ruidos ni música alta, con mesas separadas (no hay mejor lujo que el espacio), un servicio atento y un precio más que merecido.

IMG_6299

IMG_6301

IMG_6304

No hay menú degustación pero todos los platos estaban buenísimos. Me gustó la posibilidad de pedir medias raciones,  que te permite probar más cosas.

Empezamos con un aperitivo muy original: churros de patata y perejil con una salsa coreana un pelín picante y toque de chocolate. Muy conseguido.

 IMG_6305.JPG

Jabalí frío con la salsa de su reducción acompañado de coruja y espuma de remolacha. Uno de los platos que más me gustó.

 IMG_6306

Chopitos con huevo a baja temperatura, jamón y una crema de queso con algas. Lo mezclan todo y eso está de mojar pan…

 IMG_6308

Royal moruno de cordero lechal, cocinado a baja temperatura acompañado de cous cous de brócoli, con dos salsas, una especie de salsa de curry y otra de mostaza y miel (la oscura era más dulce y la otra más salada, mezcladas estaban buenísimas).

 IMG_6312

Gyoza de carabineros, sopa tensuyu y algas en tempura, muy sabrosas.

IMG_6311

Cassoulet, un guiso hecho con alubias blancas típico de la cocina del sur de Francia. Muy acertada esta versión ligera del plato.

 IMG_6310

De postre la milhoja de brownie, crema de nuez y té verde.

IMG_6313

Y para terminar torrija de cacao, lima kafir y coco. Todo muy light.

IMG_6314

Muy recomendable. Una relación calidad precio estupenda, con platos de mercado trabajados y una atención envidiable.

Dirección: Calle Sandoval, 12, Madrid.

Precio medio: salimos a 45€ con vino compartiendo entrantes.

Teléfono: 917 27 32 45

Su página web aquí.

 

 

 

 

BaniBanoo, un pedacito de Irán en Madrid

Los que me leéis a menudo ya conocéis mi afición por la comida de otros países. También es uno de los grandes motivos por los que me gusta viajar. Descubrir sabores y mezclas, nuevos ingredientes, costumbres… me parece francamente enriquecedor. Afortunadamente, en Madrid ya tenemos muchos sitios que nos permiten descubrir la gastronomía de casi cualquier sitio.

BaniBanoo es un restaurante muy coqueto de comida iraní, en la que su dueña, la encantadora y estilosa Bani, prepara platos típicos de su país. Abren solo para comer (de 8 a 17h) -yo estuve un sábado-, pero merece la pena conocerlo. Por 13,95€ puedes probar 3 de sus platos, todos deliciosos, en una suerte de plato combinado que incluye también bebida y café.

IMG_5446

IMG_5447

Hablando de bebida, no dejéis de pedir la bebida iranesa con agua, limón, pepino, miel y pétalos, súper refrescante y buenísima.

IMG_5455

IMG_5453

IMG_5452

IMG_5450

IMG_5451

Me gustó absolutamente todo lo que pedimos:

  • Albóndiga rellena de nuez y ciruela con salsa de tomate y azafrán; cuscús de menta con calabacín, queso feta, tomate y hierbas; y una especie de croqueta con queso y carne con una salsa agria. TODO buenísimo.

 IMG_5456.JPG

  • Potaje de espinacas con legumbres, un clásico de la comida iraní, perfecta para este tiempo; un arroz dulce con azafrán, piel de naranja, zanahoria, pistacho, almendra y pollo; y una tarta de calabacín y queso.

 IMG_5458.JPG

En definitiva, platos exóticos y deliciosos (adaptados al paladar Español) y local cuidado (abundan las flores, las mesas de madera y los libros e ilustraciones iraníes).

Podéis cotillear su página de Facebook aquí.

BaniBanoo

Calle Mártires Concepcionistas 19 (al final de Ortega y Gasset), Madrid

Teléfono (os recomiendo reservar): +34 810 521 127/ móvil: +34 676 364 643

Precio: 13,95€

Horario: 8,30-17h

 

 

Carne a la sal

Sana, fácil y sabrosa. Así es esta receta que probamos el fin de semana pasado. Yo la hice con carne de cerdo, pero podéis probar con ternera también. La carne se queda en su punto, no engorda nada y puedes acompañarla de cualquier salsa. Yo preparé una muy ligera de manzana y cebolleta, sin mantequilla ni aceite, y quedó genial.

Ingredientes para 4 personas

800 gramos de cinta de lomo ibérica (es más cara pero está más rica)

Sal gorda (unos 3 kilos)

Preparación

  • Ponemos una capa de sal gordita en una bandeja de horno en la que quepa nuestra pieza holgadamente.
  • Ponemos encima la cinta de lomo.
  • Tapamos con más sal. El único problema que podemos tener al hacer esta receta (tan increíblemente fácil) es que no lleguemos a taparlo entero correctamente. Es decir, la carne tiene que estar tapada por una capa de sal gorda como la de la foto, pues esta capa es la que facilita la cocción.
  • Cubierta de sal lo metemos todo en el horno unos 45 minutos a 180 grados. Si es tu primera carne a la sal dependerá un poco del horno, es ir cogiendo el truco. También varían los tiempos en función de lo que pese la pieza.

IMG_5759

IMG_5761

IMG_5760

Para acompañarlo quería una salsa light que estuviese rica, así que preparé una que llevaba dos manzanas Golden (me parecen las más dulces) y una cebolleta y media. Corté todo en trocitos y lo metí en el microondas. Cuando estaba blando (unos 5 minutos) lo saqué y pasé por la batidora. ¡Estaba buenísimo! Los que me leéis a menudo ya sabéis que busco cosas fáciles y rápidas que estén buenas, a lo que ahora he sumado que sean también ligeras.

Mi foto de cena del día siguiente es tremenda pero la subo para que veais como quedó (lo acompañé con un tomate aliñado):

IMG_5866

Otra opción de no-régimen podría ser otra salsa con manzana reineta, un par de cucharadas de mantequilla, y otro par de azúcar moreno, con el mismo mecanismo del micro y batidora. Está buenísimo también!

 

Langostinos picantes con curry, coco y limón en 10 minutos

Literalmente. 10 minutos. Al principio, cuando mi hermana me pasó la receta, pensé que sería una guarrada light más, pero aluciné cuando lo probé en casa ayer. Súper sabroso, muy thai. Además de ligero y fácil.

Estad atentos y activar vuestros cronómetros porque –ya sea para una cena con invitados en casa o para darte un capricho tras un duro día de trabajo- esta va a ser tu receta. Admito que la inicial era mucho más sofisticada… pero yo tiré de lo que tenía por casa (bueno, más bien de lo que encontré en el chino que vi abierto) y me puse a improvisar.

Ingredientes para dos personas

400gr de langostinos pelados (yo puse 300 y me quedé corta)

Una bolsa de espinacas frescas

Un yogur de coco 0% (o yogur de coco normal, o leche de coco. Esta última sería mi primera opción no me importasen las calorías. De momento sigo teniendo el turrón algo presente, así que me ceñí al yogur)

Dos cucharaditas de curry rojo

Un par de vueltas de rosca de cayena (menos de media cucharadita, pica bastante)

Cilantro fresco

El zumo de medio limón y la ralladura de un limón entero

IMG_5626

Preparación

  • Embadurnamos los langostinos con las especias y los ponemos en la sartén caliente con un chorrito de aceite de oliva hasta que estén rositas y tostados (unos 3-4 minutos).
  • Añadimos las espinacas (echad sin miedo que luego se queda en nada), unos dos puñados por persona, y removemos un par de minutos hasta que se reduzcan un poco.
  • Añadimos el limón y la ralladura, 4 hojitas de cilantro y a continuación el yogur o la leche de coco (con la leche de coco os quedará mucho más cremoso). Dejamos par de minutos para que la salsa coja todos los aromas y espese un poco.
  • Servimos y decoramos con unas hojas de cilantro.

 

IMG_5628

IMG_5629

IMG_5630

IMG_5632

IMG_5633

IMG_5638

IMG_5639

A mí me encantó. No engorda nada y me pareció una receta distinta con muchísimo sabor. Si tenéis invitados que no estén a dieta o necesiten algo más que unas gambas con espinacas, podéis acompañarlo de arroz salvaje.

La Barra Atlántica: el nuevo concepto de marisquería

Platos elaborados y ligeros, una presentación cuidada, sabores sorprendentes y camareros encantadores… es lo que encontrarás en Barra Atlántica, el nuevo local que han abierto Iago Pazos y Marcos Cerqueiro en Madrid tras el éxito obtenido en Santiago de Compostela.

El pescado les llega fresco desde Galicia, y lo trabajan de todas las maneras posibles. El local cuenta con una zona de barra bastante cómoda (soy bastante de barra, qué le vamos a hacer) y otra de mesas. También tienen un saloncito abajo para grupos.

Barra-Atlantica-759x500.jpg

IMG_4761

La carta es corta y te ofrecen un menú cerrado que enseguida te convence.

El menú empieza con guacamole y cebolla encurtida; navaja con lima y el jugo de su cocción (está hecha al vapor pero se sirve fría), junto con sedicornia, que es una especie de alga marina; y por último berberecho con lima. Presentan las cuatro cosas en una especie de papel:

 IMG_4763

Tiradito de salmonete marinado, con un acertado toque de aceite de oliva virgen y una presentación muy cuidada, buenísimo.

 IMG_4764

Empanada de listado (familia del atún) que se come con las manos. Tiene un toque crujiente fantástico.

 IMG_4765

Merluza con mayonesa cítrica, cebollino y sal gorda. Muy buena también, fresquísima.

 IMG_4766

Como somos de buen comer y nos gusta probar, acabamos pidiendo un plato fuera del menú: huevos a baja temperatura con espuma de patata y migas de chorizo. A pesar del nombre, resultaron bastante ligeras, como el resto de platos.

 IMG_4767

De poste una deliciosa manzana con lima.

IMG_4768

Barra Atlántica
Precio del menú: 25€
Dirección: Calle Gravina, 17, 28004 Madrid

Teléfono:619 15 57 94

 

 

 

Shuwa shuwa: el primer bar de sake de España

Descubrí Shuwa Shuwa anoche por casualidad, mientras volvía andando a casa tarde –para variar- con hambre y pocas ganas de cocinar. Me llamó la atención su escaparate, totalmente japonés, y las botellas de saque grandes situadas en fila en el interior. Ojee la carta por fuera, lo googlee (no había nada) y pensé ¿por qué no? Total, para eso tengo el blog.

Fue un acierto total. Nos atendió una chica japonesa encantadora, cuyos ademanes tranquilos, elegantes y algo tímidos sintonizaban a la perfección con el estilo del local: un espacio sencillo que transmite serenidad, decorado a base de líneas rectas, madera clarita y papeles de arroz, en el que suena una música japonesa de fondo muy relajante.

IMG_5110

IMG_5111

Me contaron que llevan 5 días abiertos, y que es el primer bar de sake de España. No sabéis la carta que tienen: afrutados, secos, espumosos, calientes, fríos… los hay de todo tipo.

El bar-restaurante cuenta con dos zonas: una a la entrada con taburetes y mesas altas, y otra al fondo con mesas. Me pareció todo bastante auténtico, lo que pareció corroborarse cuando al pasar a la zona de mesas nos encontramos grupos de japoneses cenando.

Todo el ritual empezó con una toalla caliente para las manos, muy en la línea de la obsesión de los japoneses por la limpieza. A continuación te dan a elegir un vasito para el sake, que te cambian al renovar la botella de sake.

IMG_5114

IMG_5121

Su carta es bastante variada y tienen buenos precios, con una filosofía de tapa japonesa. Me gustó bastante la idea del maridaje de las tapas con los diferentes sakes. También me encantó la presentación del sake, en una bandejita con hielo, y los platos de piedra.

IMG_5112

Tiene una carta auténtica que incluyen platos que se comen en las casas japonesas, y que no conocía. Pedimos un salmón maridado con nabo amarillo, salsa de soja y sésamo que se deshacía en la boca; unos Takoyaki (que son bolitas de harina y pulpo, exactamente iguales a los que se comen en Tokio); Buta no Kakuni (que es una especie de estofado de carne de cerdo con huevo, súper tierna la carne); niguiris de salmón, atún y erizo y de postre un bizcocho delicioso y ligero relleno de una especie de crema hecha con fresa natural.

Comida de calidad, recetas auténticas y un local sencillo y agradable. Repetiré sin duda.

Aún no tienen página web, pero sí Facebook: https://www.facebook.com/Shuwa-Shuwa-703476399783138/info/?section=hours&tab=page_info

Precio: el sake encarece bastante la cena, a pesar de que las tapas son baratas. Con dos botellas de saque de 30ml (que es bastante) fueron 40€ persona. Sin sake habríamos salido a 20€.

Localización: Calle Conde de Xiquena Nº 12

Teléfono: 911385460