Una receta de carne fácil y rápida

Llevo mes y medio sin escribir… mes y medio en el que he trabajado a lo bestia y han pasado muchas cosas en mi vida profesional, que prometen cambiarla –y mucho-. Son buenas noticias y espero poder compartirlas con vosotros muy muy pronto. Mientras, he estado pensando en recetas de esas fáciles y ricas.

El otro día subí a Stories (Instagram @a_mesa_puesta) una cena de cumpleaños, en el que salía una carne rosadita y bien cortada. Al día siguiente me encontré a mi amiga Blanca, que le había hecho pantallazo a la foto de lo que le había gustado la idea. Pues bien, tengo buenas noticias, porque la carne es FACILÍSIMA y se hace en nada.

Este post me pilla de vacaciones en casa, así que he rescatado las fotos de hace mil, cuando la hice por primera vez (después de esa la he hecho unas 5 o 6 veces más, es muy socorrida). No lo subí porque la pieza que me dieron tenía un nervio muy feo en el centro, pero os aseguro que estaba igual de rica. Yo la hago con rabillo de cadera, pero podéis hacerla con solomillo o lo que más os guste.

Ingredientes para 4 personas que coman bien

  • Una pieza de rabillo de cadera
  • El zumo de un limón y medio
  • Dos hojas de laurel
  • Dos clavos
  • Aceite de oliva

Preparación

  • Salpimentamos la carne y la dejamos macerando con el zumo de limón (lo que podamos, un par de horas está bien).
  • Escurrimos la carne y reservamos el zumo de limón para luego. Ponemos una sartén  a fuego fuerte con dedo y medio-dos dedos de aceite. Cuando esté caliente sellamos la carne. Una vez sellada retiramos la carne y dejamos templar un poco el aceite.
  • A continuación ponemos 4-5 dientes de ajo (a los que le habremos dado un golpe con la piel puesta, para abrirlos un poco) en la sartén, junto con el zumo de limón, los ajos, el laurel y los clavos. Ponemos la carne y la dejamos 4 minutos por cada lado, tapándola entre vuelta y vuelta. Con este tiempo se queda rosita. LA CARNE QUEDA IGUAL DE BIEN SIN LOS AJOS, así que podéis prescindir de ellos si queréis. A mi a veces casi me gusta más sin ellos.
  • Sacamos la carne, la fileteamos finita y ponemos la salsa en una salsera.

Fácil verdad? Siempre triunfa, está tirada y gusta muchísimo! Muy socorrida. Podemos ponerles patata gvitarra de acompañamiento. Ñam!

20150913_134430.JPG

20150913_13462320150913_141123

y esta fue la preciosa mesa que puse en la terraza (en su día) para la ocasión:

20150906_210440_lls