La carne de Fina

Ya venía siendo hora de subir una receta. Y cómo no, es una de las recetas fáciles y ricas que nos gustan. Es un clásico en mi casa. Bautizada como “la carne de Fina” en honor a la maravillosa cocinera que tiene mi madre, le sale como a nadie. Yo he ido cogiendo práctica y –según los que la probaron- estaba muy rica… ¡vamos al lío!

Ingredientes para 4:

  • Dos solomillos de cerdo
  • 2 cebollas grandes
  • 7 zanahorias
  • Un chorreón de aceite de oliva (yo conté hasta 5)
  • Un chorreón de vino blanco (un vaso)
  • Una pastilla de Avecrem (opcional)
  • 6 o 7 patatas (opcional)

Preparación

  • Cortamos y pelamos la cebolla y las zanahorias en rodajas.
  • Salpimentamos la carne, y la ponemos en una bandeja de horno con la cebolla y la zanahoria alrededor, y añadimos un poco de sal y pimienta a la verdura.
  • Echamos el aceite y el vino blanco. Añadimos el Avecrem.
  • Aquí podemos añadir también unas patatas lavadas con/sin pelar, para acompañarlo.
  • Metemos en el horno a 180 grados, primero por debajo y luego arriba y abajo hasta que esté doradito y se hayan hecho las zanahorias (que a veces tardan más). Unos 50 min tarda mi horno, el de mi madre menos. Ojo con que no se nos quede seca la carne.

img_5104

fullsizerenderr

fullsizerniklender

Si vemos que se ha quedado seco podemos añadir un poco de agua o aceite. ¿Fácil verdad? Además es sanote y está de mojar pan!

Por cierto, es aconsejable cortar los solomillos en frío: cuando están calientes tienden a desmigarse y se pone difícil cortar unas lonchitas que queden bien en el plato. Yo muchas veces la dejo hecha y paso la salsa a una salsera. Y antes de cenar corto la carne y caliento solo la salsa en el micro. Te permite no estar pendiente de la cena y disfrutar de tus invitados 🙂