DESTINO: Costa Brava

Qué gran destino. Pueblos de piedra de ensueño, calas escondidas de aguas cristalinas y una gastronomía sobresaliente. En junio las playas aún no están abarrotadas, se puede comer en los chiringuitos sin el calor asfixiante de agosto y descansar merecidamente antes del empujón final del verano.

Por si lo anterior fuera poco, tuvimos la suerte de encontrar hueco en el hotel Les Hamaques, en Viladamat, Gerona, a 90 minutos en coche del aeropuerto de Barcelona, un pequeño pueblo cerca de Sant Martí d’Espúries (Tel. +34 972788458, info@leshamaques.com). Es un hotel pequeño y encantador, con mucho estilo, que regenta una familia que te hace sentir como en casa.

casa1[1]

casa2[1]

02_glicina

Tiene muy pocas habitaciones, pero son todas tan bonitas que no sabría con cual quedarme…

Llegamos tarde, y tras un baño casi anocheciendo en la piscina, ducha y a cenar. Nos recomendaron un sitio cerca del hotel, Pera Batlla. Un antiguo molino francamente encantador. Platos que combinaban mar y montaña, con una cocina de mercado. Tenía un cenador con bombillas sobre una parra, y mesas dando a un pantano. El sonido del agua, un vino blanco bien frío y un poco de sepia culminaron una noche perfecta.

IMG_9808.JPG

A la mañana siguiente fuimos a la playa de Portisol. Tras un merecido chapuzón, subimos a comer al Hostal Empuries, precioso, con un ventanal enorme que da al mar. Comida mediterránea de autor, muy cuidada, con exquisita presentación y preocupación por el producto, en su mayoría local y ecológica.

hostal-spa-empuries-gallery47_-hostal-spa-empuries_costa-brava_restaurant-villa-teresita-2

hostal-spa-empuries-gallery11_-hostal-spa-empuries_costa-brava_0017

hostal-spa-empuries-gallerysepia_b

Al día siguiente visita a Peratallada, un pueblo medieval que se ha mantenido casi intacto, en el que es una gozada pasear y perderse.

peratallada

fotos-costa-brava-peratallada-008

Tras el paseo, pusimos rumbo a la playa de Canadell. Estaba bastante llena al ser la playa del pueblecito, pero es cómodo si lo que pretendes es comerte un arroz en el restaurante Tragamar, del grupo Tragaluz. Hay pescados, ensaladas y algo de marisco pero nos decidimos por un arroz con bogavante buenísimo!

07_tragamar11_tragamar_calella%20204_sardinas_brasa_tragamar_Restaurant05_terraza%20tragamar%20pizarra

FullSizeRender.jpg

Tras este pedazo de plato fue francamente difícil pensar en volver a Madrid… En todo caso, os aconsejo salir con tiempo de vuelta a Barcelona porque el domingo hay bastante tráfico… yo casi pierdo el AVE!