Risotto de boletus

Hoy os traigo una receta que está buenísima y es muy fácil de hacer. Como viene siendo habitual, leí varias recetas –junto con los comentarios de la gente que lo había intentado- y acabé haciendo una versión propia, multiplicando ingredientes porque éramos ocho.

Casi no se cabía en mi pequeño apartamento, pero nos apañamos bastante bien entre mesas complementarias, sillas, cacerolas y mis dos pequeños fuegos. De aperitivo puse mortadela trufada (buenísima, si no la conocéis probadla) y foie. De primero hice un carpaccio de calabacín, facilísimo, sano y muy ligero. Subiré la receta esta semana, pero vamos con la receta del risotto:

 Ingredientes (para 8 personas)

  • Arroz especial risotto (yo lo compré en El Corte Inglés) o arroz bomba. Lo que leí es que eran unos 75 gramos por persona. Yo puse 600 gramos porque éramos 8 y sé que alguno se quedó con ganas de repetir, así que si queremos que sobre un poco pondría algo más de cantidad, unos 100 gramos por persona.
  • Una cebolleta y media (unos 200 gramos)
  • Un par de copas de vino blanco (como siempre, que sea buenecito. Yo reservé las dos copas para el arroz y ofrecí una copita de blanco de aperitivo).
  • 200-300 gramos de boletus (puedes comprarlos frescos o deshidratados). Yo no los encontré frescos así que los compré deshidratados y utilicé el líquido de la hidratación (que olía de maravilla) para cocinar el arroz.
  • 200 gramos de mantequilla normal.
  • 200 gramos de parmesano.
  • Un litro de caldo de pollo Aneto.

Preparación

Empezaremos hidratando los boletus. Para ello ponemos una cacerola con agua y llevamos a ebullición. Echamos las setas, apagamos el fuego, y dejamos reposar durante unos 40 minutos. Escurrimos y reservamos el agua de la hidratación.

Mientras, cortamos la cebolleta pequeña y ponemos en la sartén caliente que previamente habremos puesto al fuego con unos 100 gramos de mantequilla. Cuando la cebolla empiece a estar transparente añadimos el boletus hasta que se haga (unos 4 minutos), y luego echamos el arroz y removemos durante otros 2 minutos. Echamos las dos copas de vino y dejamos que el arroz lo absorba.

A partir de aquí yo trabajé con dos fuegos: la sartén con el arroz por un lado y una cacerola por otro, en la que eché en una proporción 50/50 el caldo de pollo y el agua de la hidratación. Si no tenemos el agua de los boletus ponemos solo el caldo de pollo.

Así, fui incorporando el caldo en la sartén del arroz poco a poco, a medida que veía que el arroz chupaba el líquido, y así todas las veces necesarias. Calcula unos 20 minutos, no debe quedar seco ni caldoso. Yo lo que hice fue ir poniendo líquido poco a poco y probándolo, hasta que estaba al dente. Entonces paramos el fuego y echamos la mantequilla restante y el parmesano, hasta que quede bien ligado. Probamos y si hiciese falta corregimos de sal. Servimos inmediatamente.

IMG_3396
Con la mantequilla y el parmesano

 

IMG_3398

Siento no tener tantas fotos como habitualmente, pero fue un poco todo a última hora y estaba más pendiente de que no se me pasase el arroz… Además tenía a un grupo en casa con hambre esperando probarlo 🙂

¡Menos mal que salió buenísimo! Es mi primer risotto así que no hay excusa: si me salió a mí a ti también.