Ensalada de rúcula y parmesano

Por petición popular (vamos, mis amigas que vinieron a cenar a casa esta semana y querían probar la receta este finde) os traigo hoy la receta de la ensalada de rúcula –si es que puede llamarse receta-.

No sé por qué está tan rica, o bueno, sí lo sé: el limón y el parmesano, junto con un buen aceite de oliva virgen, es una combinación que no falla. El caso es que siempre triunfa. La receta se la debo a mi amiga Olivia, que la puso en su casa hace unos años y desde entonces me ha sacado de unos cuantos apuros cuando no tengo tiempo y no sé qué hacer de primero.

Ingredientes:

Rúcula (sola, nada de canónigos ni de mézclum)

Parmesano rallado. A mí me gusta rallarlo en casa, queda mucho mejor.

Un chorrito de limón

Aceite de oliva virgen extra

Pimienta negra molida

 Instrucciones

Primero se prepara el aliño en el fondo del bowl donde vayamos a poner la ensalada. Para ello ponemos un chorreón de limón al gusto (menos de medio limón) y otro chorreón de aceite de oliva virgen. Molemos un poco de pimienta negra encima. Probamos y en su caso rectificamos. El toque del limón se tiene que notar bastante, aunque va en gustos.

Echamos la rúcula y luego el parmesano rallado. La cantidad de parmesano va en gustos, tenéis mi foto para haceros una idea de cómo lo dejé yo. Removemos y servimos.

Presenté la mía en estos platos de madera de Muji, que uso bastante.  

20151012_193955.JPG

Tirado ¿no? Pues no sabéis como está de buena… Conozco a unas cuantas que desde que la probaron la hacen a diario. Muy socorrida también para esos días que llegas cansado a casa y no sabes qué cenar 😉 ¡Ya me contaréis!