Palmeritas de hojaldre en 20 minutos

No son pocas las veces que me han preguntado por la receta de las palmeritas de hojaldre. Siempre que las llevo a la oficina y comento que son fáciles de hacer mis compañeros no me creen, así que aquí va la prueba de que es posible hacer unas palmeritas de primera en 20 minutos.

Las palmeritas de hojaldre son un complemento perfecto para meriendas o desayunos, y aguantan crujientes muchísimo tiempo si las guardamos en algún bote hermético. Así quedaron las mías:

DSC_0550

DSC_0542

Aunque hay millones de recetas para las palmeritas, voy a redactar el modo de hacerlas con todos los trucos que he ido aprendiendo con la práctica –que no siempre te cuentan-, y que me han ayudado a mi como aficionada que soy, aunque os recomiendo ver el vídeo del final (que por motivos de espacio he subido a Youtube) y que es bastante didáctico.

También voy a listar junto con los ingredientes todos los utensilios que vais a necesitar: no hay nada que me dé más rabia que comprar todo lo que necesito para hacer una receta y que a mitad del proceso pretendan que lo meta todo en un sifón (¿quién carajo tiene un sifón en su casa?). Así que aquí va. Más fácil imposible:

Ingredientes y utensilios

  • Lámina de hojaldre (yo lo compro hecho, el de Lidl está muy bien, aunque sirve el de cualquier supermercado. Lo ideal es comprarlo con forma rectangular, pero nunca lo encuentro y suelo utilizar uno redondo, que luego adapto como veremos a continuación). Alguna amiga me ha preguntado por el hojaldre congelado. Yo no lo he intentado nunca, aunque no creo que haya problemas si dejamos que se descongele correctamente.
  • Azúcar blanco (refinado normal).
  • Un rodillo. Si no tenemos rodillo podemos utilizar una botella de vino que esté a medias (para evitar que pese mucho) o cualquier botella lisa.

 Instrucciones

  • Precalentamos el horno. Para ello lo encendemos y ponemos a 200 grados. El “modo” dependerá de cada horno, pero en principio sería calor por arriba y abajo.
  • Extendemos la lámina de hojaldre, y dejamos por abajo el papel de horno que lo acompaña. Es conveniente que el hojaldre esté frío, dado que será más fácil trabajar con él. A medida que se calienta va poniéndose blando y es más difícil.
  • Si nuestra lámina de hojaldre es rectangular, ningún problema. Si es redonda, cortamos de un lado y otro y vamos pegando por los lados ayudándonos con nuestro rodillo o botella, hasta que consigamos un rectángulo. Es como jugar con plastilina, y no hace falta que esté perfecto. Yo siempre suelo tener prisa, así que podéis ver mi lámina retocada “de estar por casa”:
  • Con una cuchara sopera, echamos azúcar sobre la lámina de hojaldre, abundantemente, sin miedo. El único fallo que puede cometerse con las palmeritas es que se queden sosas.
  • Calculamos el centro de la lámina y metemos hacia dentro las esquinas derecha e izquierda de la lámina.
  • Ponemos más azúcar como antes sobre la lámina plegada, y repasamos con el rodillo. Consejo: para que las esquinas no se salgan hacia fuera y nos quede un rectángulo perfecto, es mejor amasar desde las esquinas hacia dentro.
  •  Volvemos a plegar las esquinas hacia adentro, ponemos azúcar y amasamos como en el caso anterior.
  • Falta el último pliegue, y en este caso pondremos los dos rulos que nos quedan uno sobre otro. Cuidado con que el centro no se nos rompa. Después del último pliegue nos quedará un rulo largo .
  • Ponemos azúcar por ambos lados del rulo y apretamos con las manos por encima del papel.
  • Cortamos el rulo con un cuchillo afilado, en láminas de aproximadamente 1 centímetro. Lo gordas que sean las palmeritas va en gustos, pero es aconsejable que todas tengas el mismo grosor para que tengan el mismo tiempo de cocción, sino algunas se tostarán antes que otras. Quedan así:

DSC_0539

DSC_0540

  • Se introducen en el horno caliente (200º) unos 10 minutos, y cuando están doradas se les da la vuelta y se vuelven a cocer durante 2 minutos más, y ya se pueden sacar. De todas formas, si no les damos la vuelta tampoco pasa nada (yo suelo tener prisa, las pongo solo por una cara y salen igual de ricas…). El tiempo dependerá de cada horno y de lo tostaditas que nos gusten. Yo las saqué así:

DSC_0548

Aquí la vídeo receta: https://youtu.be/Lxxot0hIDB0

La receta de hoy es la de las palmeritas de hojaldre clásicas (que son las que más éxito tienen –al menos en mi caso-). Si deseásemos bañarlas en chocolate, las instrucciones serían

  1. Ponerles menos azúcar para que no quedasen tan dulces.
  2. Derretir el chocolate (yo utilizo el de Nestlé Postres clásico) al baño maría o en el microondas. En este último caso, habría que ir derritiéndolo poco a poco, vigilándolo y removiéndolo cada minuto para asegurarnos de que no se nos queme.
  3. Bañarlas en chocolate. Respecto a este punto hay diferentes estilos. Después de probar muchos -y llenar mi cocina de chocolate unas cuantas veces- mis opciones preferidas son dos: 1) Poner una bandeja con rejilla (la del horno nos vale) con papel albal debajo para no manchar, poner las palmeritas sobre la rejilla y simplemente verter el chocolate por encima, intentando que el chocolate quede uniforme o 2) Con las manos, directamente, cogemos una palmerita, la bañamos por una cara y la ponemos a secar encima de papel de cocina. Si no tenemos papel de cocina el papel albal podría servirnos también.

 En el caso de las palmeritas de chocolate habría que dejarlas secar hasta que el chocolate se endurezca.

¡Espero que os gusten!